(Pulso) La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) otorgó –luego de tres años– las primeras concesiones salmonicultoras en la Región de Magallanes, donde proyecta otorgar unos 200 nuevos permisos. Con esto, se estima que la producción en la zona casi se quintuplicaría en los próximos tres años, con inversiones por unos US$250 millones en carpeta.

La autoridad sectorial reabrió la entrega de permisos para producir salmones en la región más austral del país, los que se encontraban paralizados para evitar la propagación de nuevas enfermedades como el virus ISA. Pero los cambios legales y sanitarios llevaron al Ejecutivo a levantar esta moratoria.

“Hace tres años que no entregábamos concesiones en Magallanes (…). El objetivo se enmarca dentro de lo que nos pidió el presidente (Piñera) de agilizar la asignación de concesiones en lugares que no estaban en parques, como una manera de balancear lo que perdimos por el dictamen de la Contraloría”, dijo el jefe de la División de Acuicultura de la Subpesca, José Miguel Burgos.

El ejecutivo hace alusión al dictamen de la Contraloría de prohibir toda explotación pesquera e instalación acuícola en las zonas marinas de los parques nacionales de Magallanes, que ocupan una parte importante de la superficie de esa región, tal como lo planteó la Corporación Nacional Forestal de Chile (Conaf).

“En la Región de Magallanes se han otorgado siete concesiones acuícolas durante este año, de las cuales cuatro corresponden a la empresa Cultivos Marinos Lago Yelcho y dos a Acuimag (que es una empresa regional). La semana pasada se aprobó una concesión de Trusal, la que debiera estar lista esta semana”, añade Burgos.

Potencial

Para la industria salmonicultora, Magallanes es la zona natural de expansión. En 2010 se decretó una moratoria que no permitía la entrega de nuevas concesiones. Todo con el objetivo de evitar repetir un episodio como el vivido entre 2008 y 2009 producto del virus ISA, que generó millonarias pérdidas para la industria y miles de trabajadores despedidos.

Sin embargo, el Gobierno tomó la decisión de levantar las restricciones. Esto permitiría a la industria local elevar su producción y acercarse a Noruega, líder a nivel mundial.

Hay más de mil solicitudes de concesiones en el extremo sur del país, y unas 300 se localizan dentro de zonas consideradas Parques Nacionales por lo que, de acuerdo a la legislación vigente de áreas silvestres protegidas del Estado y la Ley de Pesca, no se pueden desarrollar.

Se calcula que hay proyectos en la zona por unos US$250 millones a ser desarrollados en los próximos cinco años.

“A la fecha hay 47 solicitudes de concesiones que están en trámites de evaluación ambiental y que superaron todo el resto del proceso. Esas están pronto a transformarse en concesión. Esperamos que estén en los próximos seis meses aprobadas. En total, esperamos llegar dentro del primer semestre de 2014 a 54 nuevas concesiones en Magallanes”, destacó Burgos.

Hoy, cerca del 3% de la producción total de salmones en el país está en Magallanes. La mayoría se reparte entre Puerto Montt y Aysén.

La producción salmonicultora de Magallanes fue de poco más de 33.000 toneladas en 2012, empleando alrededor de 1.200 trabajadores.

Se estima que las ventas en la región llegarían a unos US$450 millones en 2016, lo que equivale a pasar a 100.000 toneladas o 150.000 toneladas de producción.

“Vamos a llegar a 150.000 toneladas en dos a tres años más. Por lo tanto, debiéramos llegar a tener 200 concesiones en Magallanes. Pensamos que el crecimiento será lento, básicamente porque las compañías necesitan una masa crítica para expandirse con amplitud”, afirma el jefe de la División de Acuicultura de Subpesca. Y remata: “En la medida que las compañías vayan armando grupos irán operando en la zona. De hecho, entendemos que Australis es una compañía que tiene intensiones seguir ese camino”.

Fuente: Pulso