Fotografia: FAO.org
Fotografia: FAO.org

OCDE alertó que fraude fiscal en la pesca afecta sustentabilidad

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que más de 500 millones de personas en los países en desarrollo dependen directa o indirectamente, de la pesca y la acuicultura para la supervivencia.

(El Economista.es)  La Organización para la Cooperacón y Desarrollo Económico (OCDE) advierte a las administraciones tributarias de todo el mundo de la urgente necesidad de tomar medidas globalizadas y establecer controles para el fraude fiscal en la pesca. En un informe que recogerá en detalle el próximo número de la revista jurídica Iuris & Lex, titulado Evading the Net: Tax Crime in the Fisheries Sector, se detallará el efecto que esta pérdida fiscal en los países en desarrollo puede ser particularmente grande, afectando los esfuerzos para promover la seguridad alimentaria, reducir la pobreza y financiar el desarrollo a largo plazo.

Pesca ilegal no regulada

Las características específicas del sector pesquero y en particular la falta de transparencia y disponibilidad de información sobre los auténticos beneficiarios de las sociedades, y las dificultades para localizar las corrientes financieras, hacen difícil a las administraciones tributarias identificar e investigar las sospechas de delito fiscal.

En algunos casos, la actividad delictiva más amplia surge como resultado de las mismas vulnerabilidades que permiten que la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, tenga lugar como la débil gobernabilidad y la ejecución en ciertos países donde están registrados los buques de pesca, la dificultad para identificar a los beneficiarios efectivos de empresas y buques de pesca y los problemas logísticos en el seguimiento de las actividades de los buques en el mar.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima que más de 500 millones de personas en los países en desarrollo dependen directa o indirectamente, de la pesca y la acuicultura para la supervivencia. Los países en desarrollo aportan más del 50% del comercio mundial de pescado.

A pesar de estas cifras positivas, el sector pesquero es muy vulnerable a la actividad criminal organizada que no solo inhibe la capacidad de los países para hacer cumplir la política pesquera, pero afecta directamente el desarrollo económico y el bienestar social de las personas en los países desarrollados y en desarrollo.

Entre los tipos de delito fiscal que se realizan destacan los fraudes en materia de impuestos sobre los beneficios o utilidades, derechos de aduana, IVA y seguridad social. Éstos incluyen las categorías de los delitos que dependen en mayor medida de las características propias del sector pesquero, tales como las declaraciones inexactas sobre el origen, el volumen o clasificación de una captura, así como delitos que se pueden observar en muchos sectores de la industria.

 

 

 

Temas Asociados