Science Week 2013
Science Week 2013

Control del piojo de mar fue el protagonista en segundo día de Science Week 2013

El tópico central en la jornada de cierre de Science Week 2013 fue el que es hoy uno de los mayores dolores de cabeza para la industria del salmón de Chile y Noruega: el piojo de mar. En la instancia, los expositores nacionales e internacionales concordaron en que la clave está en transparentar la información y el trabajo coordinado entre cada uno de los actores del sector.

El tópico central en la jornada de cierre de Science Week 2013 fue el que es hoy uno de los mayores dolores de cabeza para la industria del salmón de Chile y Noruega: el piojo de mar. En la instancia, los expositores nacionales e internacionales concordaron en que la clave está en transparentar la información y el trabajo coordinado entre cada uno de los actores del sector.

Repitiendo la alta asistencia del primer día, ayer miércoles 20 de noviembre volvieron a llenarse los salones del Hotel Patagónico de la ciudad de Puerto Varas (Región de Los Lagos) con profesionales que toman algunas de las grandes decisiones de la salmonicultura, ya sean en empresas productoras, plantas de alimento y otros insumos, farmacéuticas, desarrolladores de trabajo genético, laboratorios y entidades de investigación. Todos interesados en conocer los últimos avances en materia investigativa para el cultivo de salmónidos.

Fue así que dentro del eslabón “engorda-procesamiento”, el tema que concitó la mayor atención y recibió más comentarios fue el relacionado con el piojo de mar, donde la especie de mayor incidencia en Chile es el Caligus rogercresseyi, mientras que en Noruega es Lepeophtheirus salmonis.

El representante del Norwegian Food Safety Authority (Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria), Paul Negard, comentó que en su país el piojo de mar y los escapes de peces son en la actualidad las principales preocupaciones ambientales de la industria del salmón, puesto que ambas están relacionadas directamente con las poblaciones de peces salvajes.

Detalló que la salmonicultura, con un volumen de 1,3 millones de toneladas cosechadas en 2012, es 2.230 veces superior a la captura del salmón salvaje, por lo que la incidencia de los primeros sobre los segundos es “gravitante a la hora de mantener un equilibrio natural de las poblaciones”. Y fue precisamente este factor el que determinó que Noruega dictaminara protección especial sobre 52 ríos y 29 fiordos.

De igual manera, el Estado presentó el Proyecto de Control de Piojo de Mar donde se estipulan iniciativas de contención en zonas determinadas, mientras que en otras áreas son las propias empresas las que voluntariamente asumen planes de acción.

Con un costo estimado de NOK$1 (US$0,16) por kilógramo producido, alrededor de NOK$1.300 millones por año (US$212 millones), los pilares de la iniciativa son contar con un organigrama de expertos reconocidos por la autoridad y la industria; transparencia de los datos y que la información fluya, por ejemplo, a través de reportes semanales; mejoras tecnológicas; networking entre quienes toman decisiones; entre otros.

Por su parte, Hans Vanhauwaert del Sintef Fisheries and Aquaculture de Noruega, explicó los alcances del Proyecto Salmodis, cuya finalidad, dijo, “es proponer una visión global para el control de las enfermedades infecciosas de los salmónidos”. Se basa en tres estrategias: reducir las pérdidas; erradicación del agente infeccioso, teniendo presente un foco regional; y la contención del patógeno, articulando las acciones en sitios específicos.

Para lo anterior, Vanhauwaert subrayó que las medidas “no serán eficientes sin la cooperación y voluntad de inversión” de las empresas. A su juicio, es determinante desarrollar modelos integrados, donde se incluyan lineamientos como monitoreo, traspaso y transparencia de la información, coordinamiento entre los productores, entre otros. “Estos modelos no deben ser estandarizados, sino que pensados en las zonas específicas de cultivo; así se podrán tomar decisiones con certidumbre”, puntualizó el representante del Sintef.

Buenas prácticas

Por el lado de los expositores chilenos, Javier Unibazo, profesional de AVS Chile, entidad que con el auspicio de sus aliados noruegos Sintef y VESO organizó Science Week 2013, comentó que existe una necesidad de mejorar la base científica para la toma de decisiones relacionadas con estrategias de intervención para el control de enfermedades en la industria salmonicultora.

En esa línea, sostuvo que a la par de visiones generales, como el Proyecto Salmodis, también se deben tener iniciativas particulares, que permitan desarrollar herramientas operativas y herramientas tecnológicas.

Es así como AVS Chile, en conjunto con empresas productoras y proveedoras de la salmonicultura chilena, publicó el Manual de Procedimientos Operativos para Baños Terapéuticos contra Cáligus en Sistema Cerrado. “Es imperioso generar conocimiento, compartir experiencias, concientizar y acercar a los actores en la búsqueda de la sostenibilidad”, adujo Unibazo.

En el manual se llama a tener en cuenta las condiciones ambientales a la hora de efectuar los baños (corrientes, mareas, vientos, entre otros) y a mejorar los equipos técnicos y humanos para esta labor. Precisamente, este último punto fue tocado por la mayoría de los expositores de la jornada de ayer, puesto que a su juicio si hay un área donde no se deben escatimar recursos, dijeron, es en la capacitación constante del personal. “Solo así se logra la aplicación eficaz de los medicamentos y, lo más importante, potenciar los aspectos de seguridad”, puntualizó Javier Unibazo.

En tanto, Hans Vanhauwaert del Sintef afirmó que la sensibilidad “a todos los medicamentos, incluyendo H2O2, está decreciendo lentamente”, por lo que llamó a abrir el abanico de opciones de control, “poniendo el foco en métodos que no sean médicos, donde además de la capacitación laboral y las mejoras tecnológicas, se suman la estructuración de las áreas de cultivo en base a sus condiciones particulares, el uso de peces ‘limpiadores’, entre otros”.

Mesa redonda

Los temas y el enfoque de la mesa redonda del día lunes estuvieron relacionados con la visión estratégica de la industria en términos de producción, tecnología, salud y genética con miras al futuro del sector. Mientras que el martes, cuando comenzó el seminario de conversaciones, los temas de salud y nutrición se enfocaron en el eslabón agua dulce – agua mar. Finalmente, ayer se debatió en torno a salud, nutrición, cosecha y mercados, pero desde la perspectiva del eslabón siguiente: engorda – calidad.

Al cierre, el investigador senior del Sintef Fisheries and Aquaculture, Ulf Erikson, revisó las tendencias que se observan hoy en las operaciones de cosecha de peces, y sus alcances en las faenas de procesamiento y producto final. En tanto, Artuto Clement, director de SalmonEx, realizó un repaso de la situación en los principales mercados del salmón chileno, en un escenario marcado por escaso crecimiento de la oferta y mantención de buenos precios. Destacó las oportunidades que habría en el mercado europeo y el dinamismo de Brasil, que se ha transformado, para los chilenos, “en lo que ha sido Rusia para la industria noruega”.

Valentina Tapia, gerente general de AVS Chile, agradeció la participación de los 24 expositores que lideraron los temas de conversación de las distintas jornadas. “La experiencia y disposición de ellos a compartir su información y conocimientos en este encuentro, posibilita que los asistentes salgan de su día a día para conversar y discutir temas que tienen incidencia en sus trabajos y funciones”, concluyó.

Fuente: AQUA

Temas Asociados