En la Región de Magallanes, actualmente existen un total de 411 hectáreas con 71 concesiones otorgadas, de las cuales 23 se encuentran operativas en centros de mar por las empresas Nova Austral, Salmones Magallanes y Cermaq Chile, con once, ocho y cuatro centros de cultivo, respectivamente, todos dedicados a la producción de salmón Atlántico.

Cada una de estas empresas opera en su propia Agrupación de Concesiones (“barrio”), lo que, a juicio de los productores y la autoridad, es el escenario ideal para el manejo sanitario. Junto con este último punto, las condiciones naturales de Magallanes, donde destacan aguas más frías, mayores corrientes y vientos que ayudan a oxigenar el mar, han hecho que solo la Enfermedad Bacteriana del Riñón (BKD, por sus siglas en inglés) cause algunos dolores de cabeza para las compañías, a diferencia de las regiones de Los Lagos y Aysén donde el cáligus y la Septicemia Rickettsial Salmonídea (SRS) han elevado los costos de producción a niveles históricos.

Este panorama actual de la industria salmonicultora magallánica ha llamado la atención de nuevos proveedores. 

Transporte

El gerente general de la empresa transportista V. Asencio y Cia. Ltda., Víctor Asencio, comenta que “las alternativas para invertir en Magallanes son bien marcadas, por un lado existe una industria creciente que necesitará nuevos proveedores en un futuro y, por otro, está el bajo volumen de demanda existente. Ahora bien, en lo que específicamente a transporte se refiere, lo anterior condiciona la generación de equipos de trabajo con experiencia para poder cubrir la zona y prestar un servicio a la industria con mano de obra que haya sido calificada en la misma región”.

A pesar de estas limitantes, Asencio sostiene que la experiencia de trasladar alevines de trucha desde la Región de Los Lagos ha sido “muy positiva, ya que hemos superado las expectativas en materia de transporte de larga distancia. En base a esto, las proyecciones de crecimiento irán de acuerdo con las necesidades de nuestro principal cliente, con el cual tenemos una relación de trabajo que se extiende por más de dos décadas”.

De igual manera, el ejecutivo asegura que el crecimiento de la industria en el austral territorio aumentará considerablemente la demanda por transporte y subraya que para ellos es un nuevo desafío por ser una región aislada para la logística interna y capital humano. “Bajo condiciones climáticas diferentes hemos cumplido con los tiempos programados en el largo trayecto por territorio argentino y siempre cuidando los parámetros óptimos para mantener el bienestar de los peces”, enfatiza Asencio sobre el manejo técnico y buenas prácticas que utilizan para administrar los estanques.

Camión de V. Asencio y Cia. Ltda. cruzando por territorio argentino

Planta reductora

Por su parte, el gerente general de Aquaprotein, Ricardo Zeppelin, recuerda el interés de la compañía de invertir en la región y en particular en una zona tan apartada como Porvenir, en la Provincia de Tierra del Fuego. “Los socios fundadores estaban en busca de desarrollar un proyecto innovador de alta tecnología para convertir los desechos de salmón en proteínas de alto estándar, utilizando la experiencia del socio Eduardo Urzúa en todo tipo de diseño y proceso para obtener proteína hidrolizada en polvo. Punto importante fue que en la región se genera anualmente una cantidad de desechos que es insuficiente para la operación de una planta reductora tradicional; por tanto, y con el apoyo de Nova Austral, se comenzó a gestar el proyecto”, detalla Zeppelin.

Planta reductora de Aquaprotein en Porvenir

El ejecutivo agrega que desde sus inicios han recibido un soporte significativo por parte de las empresas salmonicultoras de la región, que tiene un sinnúmero de complejidades, tanto logísticas como de mano de obra calificada, disponibilidad habitacional para personal externo, entre otras. “Sin duda consideramos que Aquaprotein ha llegado a ser una solución a la industria del salmón en lo que ha tratamiento de desechos se refiere”, afirma Zeppelin.

Embalajes

En tanto, el fundador de Embalajes Edén, Eugenio Suárez Chelech, manifiesta que al ver la gran cantidad de camiones provenientes de la Región de Los Lagos con carga de cajas de poliestireno expandido que debía traer Salmones Magallanes para exportar sus productos, se decidieron a invertir en una fábrica y abastecer a la salmonicultora de la familia Gálmez en un 100% de su necesidad.

“Tras meses de funcionamiento sumamos a Cermaq Chile (filial Punta Arenas) a nuestra cartera de clientes y también hemos despachado cajas a la Región de Los Lagos, teniendo destino final empresas como Blumar, Humboldt, Australis y el mismo Cermaq; es decir, apostar por la salmonicultura magallánica nos abrió las puertas a otras regiones”, comenta Eugenio, quien es hijo de Eugenio Suárez Torteroglio, creador de Pesquera Edén Ltda., cuya planta de procesos en Puerto Natales es arrendada hace cuatro años por Salmones Magallanes.

Cajas de poliestireno expandido en planta de procesos de Salmones Magallanes

Las salmonicultoras locales proyectan un aumento “mesurado pero constante” en la producción que alcanzaría las 80.000 toneladas al año 2020, con un máximo de 100.000 toneladas (el 2013 cerró en un total de 38.000 toneladas cosechadas); “esto, bajo la realidad de 200 concesiones operativas”, puntualiza el presidente de la Asociación de Productores de Salmón y Trucha de Magallanes, Drago Covacich, para quien el punto de inflexión que atraerá a proveedores a la región está en las 50.000 toneladas, cifra que debiera alcanzarse en 2015.

Un completo especial sobre la salmonicultura en la Región de Magallanes será abordado en la primera edición de 2014 de Revista AQUA, la cual comenzará a circular en febrero próximo.