Luego de que el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) confirmara un brote de virus ISA correspondiente a la variante HPR 7B en dos jaulas del centro de cultivo de salmones Traiguén 1, perteneciente a la empresa Invermar y ubicado en la zona centro de la isla de Chiloé (Región de Los Lagos), el gerente general del Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de SalmonChile, Matías Medina, conversó con AQUA respecto a las medidas de control que se están implementando.

“Se puede considerar el grupo HPR7b como de alta patogenicidad y virulencia. Se ha demostrado –en ensayos de laboratorio– que si bien esta característica fue importante en tener como resultado que el 80% de los casos de ISA el 2007-2009 correspondiera a esta cepa, este no es el único factor. Por lo tanto, si las medidas de control son las adecuadas, no debiéramos esperar un resultado similar”, aclaró Matías Medina.

El gerente general del Intesal, comentó que el último caso reportado del grupo HPR7B fue en Noviembre de 2011 en la Región de Aysén, siendo el brote contenido a nivel del centro de cultivo.

Coordinación

Respecto de cómo se está coordinando el trabajo con la autoridad, Medina detalló que “a raíz de la experiencia vivida en la crisis del año 2007, tanto la industria como la autoridad (Sernapesca), hemos trabajado en conjunto con el fin de mejorar el modelo productivo y proteger el activo sanitario, lo que aplicado a los últimos casos ocurridos posterior al 2010 nos ha permitido en conjunto aplicar la nueva legislación y corregirla también, manejando y conteniendo los brotes de forma adecuada, para evitar la propagación a una escala mayor”.

Desde Intesal destacan que actualmente, existe un protocolo especializado fijado por Sernapesca que tiene cuatro etapas principales: Detección temprana, contención de brote, cosecha biosegura, comunicación efectiva hacia todos los actores involucrados tanto internos como externos a la industria.

Es de público conocimiento que el virus ISA, al igual que otros virus, una vez instalado no es posible erradicarlo, pero sí manejarlo, tal como sucede en Noruega, donde durante los últimos cinco años se ha registrado un promedio de siete casos anuales.

“Hoy el país cuenta con una normativa que tiene como objetivo el manejo de la enfermedad. Hay que tener presente que el virus ISA ya no es una enfermedad exótica, la conoce la autoridad, los veterinarios en terreno y todos los que trabajamos en ella. Asimismo se han hecho importantes inversiones en investigación aplicada al respecto. Recordemos también que esta enfermadad no afecta a los seres humanos”, aclaró Matías Medina.

El gerente general de Intesal destacó que se ha avanzado bastante después de la crisis y que los últimos casos reportados durante el 2013 han demostrado que se ha aprendido a controlar esta enfermedad. La autoridad ha utilizado la experiencia y nuevo conocimiento en la aplicación de las medidas que considera el Programa Sanitario Específico de Vigilancia y Control de ISA.

Matías Medina afirmó que “Sernapesca activó el protocolo de vigilancia, reforzado en los otros centros de cultivo ubicados en la Agrupación de Concesiones de Salmonicultura (ACS) 9A, donde se ubica el centro. Asimismo, se está monitoreando el ACS 10, ambas localizadas en la zona de Chiloé centro. En este caso, así como en los casos observados el 2013, estamos en permanente contacto con la autoridad para aportar con información que contribuya a tomar medidas lo más eficientes posible, así como para difundir éstas entre nuestros asociados”.

“El brote actual se da en un centro ubicado en una zona con alta actividad salmonera (alto número de centros, movimiento de embarcaciones, alta biomasa cultivada), por lo que esperamos que la autoridad focalice mucho más sus esfuerzos y no dude en tomar las medidas necesarias para contener otros hallazgos a la brevedad posible. Esto mismo lo estamos fomentando entre nuestros asociados”, finalizó el gerente general del Intesal.

Sernapesca

En tanto, el director regional de Sernapesca, Eduardo Aguilera, comentó a AQUA respecto a la posibilidad de desplazamiento del virus desde los brotes anteriores en la Región de Aysén, que “no necesariamente se trata de desplazamiento, puesto que son cepas distintas del virus, en Aysén durante el año 2013 se identificaron las cepas HPR3, HPR14 y HPR7A, en este caso se trata de la cepa HPR7B”.

“Actualmente el titular del centro fue notificado como centro confirmado y tiene un plazo de 24 horas para presentar su programa de cosecha o eliminación y sus protocolos de bioseguridad. Paralelamente el servicio  implementó un programa de vigilancia en el área zonificada en riesgo y vigilancia, a través de inspecciones con profesionales  médicos veterinarios, haciendo un barrido en todos los centros de las ACS 9 y ACS 10, empezando por los centros más próximos al que se presentó el brote, de modo de evaluar el estado sanitario de los centros emplazados en un radio de cinco millas náuticas correspondiente a la zona en categoría infectadas centros en riesgo y luego a los centros ubicados en la zona de vigilancia, además implementando medidas adicionales de bioseguridad. Este centro se encuentra en engorda T2, con peces de 1 kilo aproximadamente”, detalló Aguilera.

El director regional de Sernapesca, informo que el centro en brote y todos los centros en riesgo, tienen obligación de descarga directa a planta y eliminación de mortalidad en contendores estancos. Solo pueden utilizarse puertos habilitados por el servicio, los denominados puertos bioseguros que se encuentran en el listado publicado por el servicio en su sitio web.

Los wellboats que naveguen por la zona deben usar sistema de desinfección UV o bien llevar las compuertas cerradas. El servicio recomienda a las empresas de transporte y servicios marítimos, que prestan servicio a la industria, que eviten circular en la zona de riesgo.