(www.laopinioncoruna.es) La flota gallega (España) aumentará su presencia en el caladero de las islas Malvinas (Atlantico sur) en 2014 hasta con un 10% más de buques que el año anterior, con lo que podrían ser cerca de una veintena. Así lo estimó la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi) a través de su presidente, Javier Touza quien afirmó que los motivos principales son la necesidad de darle un nuevo uso a alguna embarcación que fue expulsada de Mauritania o que no pueden operar en la Organización de Pesquerías del Atlántico Noroeste (NAFO), así como la búsqueda de nuevos caladeros ante la falta de cuota dentro de las aguas comunitarias.

“En NAFO la tendencia de los últimos años es un descenso de los buques que faenan en el caladero (el año pasado un total de 24 arrastreros españoles tenían licencia para faenar allí). Sin embargo, en las Malvinas están aumentando tanto dentro como fuera de aguas, algo que no sucedía”, explicó Touza quien situó este crecimiento entre el 5% y el 10% para 2014.

En total, la flota gallega que operaba en Malvinas estaba integrada en 2013 por 17 buques, propiedad de sociedades mixtas constituidas con capital gallego en el archipiélago atlántico. El gobierno malvino concede licencia de pesca a estos buques y la gestión de la actividad no se establece según el modelo de cuotas sino por días de pesca.

Las principales especies objetivo de la flota que opera en este caladero son la merluza, la pota, el marujito y, sobre todo, el calamar. Los barcos que actúan allí son principalmente grandes congeladores (de 56 metros de eslora como media), cuyo principal arte es el arrastre de fondo.

En la zona conocida como el Atlántico suroccidental, los barcos pueden faenar sin licencia fuera de las 200 millas de las aguas de Argentina y de las 150 millas de la costa de Malvinas.