(Radio Bío Bío) A un año de la promulgación de la nueva Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA), dirigentes del sector artesanal de la Región de Los Lagos realizaron el 9 de febrero un desfavorable balance de la implementación de la normativa, criticando el lucro de quienes antes se oponían a ésta.

El 9 de febrero del año pasado fue publicada oficialmente la Ley 20.657, para la reforma y la modernización de la normativa pesquera y de acuicultura, estableciendo criterios de biosostenibilidad de los recursos hidrobiolígicos.

Transcurrido su primer año de vigencia, la presidenta de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), Zoila Bustamante manifestó que “el balance es incompleto hasta ahora”, dando cuenta de una implementación tardía de la nueva normativa en lo que les compete al sector artesanal.

En tanto, el presidente regional del Consejo de Pescadores Artesanales y Pueblos Originarios (Prodelmar), Luis Adué comentó que la nueva LGPA no fue hecha para los artesanales, criticando incluso posturas oficiales sobre la responsabilidad del sector en el colapso de las pesquerías.

Asimismo, el presidente del sindicato de buzos del Puerto de Quellón y representante regional del sector bentónico, Marcos Salas dijo que la nueva normativa fue hecha para los peces, pero no para los mariscadores, por lo que esta legislación los dejó fuera de toda discusión en temas pesqueros que afectan directamente la actividad bentónica.

Los dirigentes criticaron además a quienes antes se oponían a la nueva LGPA y ahora, a su juicio, lucran gracias a ella, por ejemplo integrando comités de manejo o adjudicándose licitaciones.