(EFE) El Tribunal Federal de Australia autorizó este viernes 21 de febrero el veto temporal aprobado por el anterior Gobierno a los grandes pesqueros de arrastre para proteger sus fondos marinos de la sobreexplotación.

El juez John Logan falló en contra de los operarios del barco de bandera holandesa “Abel Tasman”, uno de los mayores arrastreros del mundo, que recurrieron ante la justicia la prohibición que les impedía faenar en aguas australianas, informó la agencia local “AAP”.

La prohibición entró en vigor en 2012, cuando el “Abel Tasman” se encontraba a punto de empezar a pescar en aguas australianas, y expira a finales de este año.

El actual Gobierno conservador aplaudió la decisión del tribunal, mientras que la empresa australiana Seafish Tasmania, que contrató el “Abel Tasman” en 2012, afirmó que no volverá a requerir los servicios del buque de arrastre.

Hace dos años, los grupos ecologistas criticaron la presencia en Australia del “Abel Tasman”, que mide 142 metros de eslora y tiene capacidad para almacenar 18.000 toneladas de peces.

Rebecca Hubbar, de la ONG Environment Tasmania, celebró la decisión judicial, pero instó al Gobierno a prohibir de forma permanente la actividad de los grandes barcos de arrastre.

Además de la los ecologistas denuncian que sus redes atrapan accidentalmente delfines, focas, lobos marinos y otros animales protegidos.