Ayer miércoles 5 de marzo se realizó en Bergen, Noruega, una nueva edición de la Conferencia NorAtlántica de Productos del Mar (North Atlantic Seafood Conference) donde el encargado de exponer en representación de Marine Harvest ASA fue Tor Olav Trøim, quien es miembro del directorio.

El ejecutivo comenzó realizando un repaso de la historia de la compañía salmonicultora detallando cómo el actual dueño mayoritario, John Fredriksen, “ha sabido articular diversas compañías relacionadas de una u otra manera con el mar y ser líderes en cada uno de los rubros donde se desempeñan, ya sea transporte marítimo, exploraciones petroleras, producción de peces de cultivo, entre otros”. Sin ir más lejos, la fortuna de Fredriksen se ubica actualmente en el lugar número 76, según la revista Forbes.

Entre la información que detalló Olav Trøim se encuentra el interés de Marine Harvest ASA de apostar por la integración vertical para hacer frente al aumento en los precios de los alimentos, insumo que hoy representa cerca del 60% de los costos para las productoras de salmónidos.

Planta de alimentos Marine Harvest ASAEs así que la salmonicultora noruega se encuentra construyendo una planta de alimentos cuya inversión alcanza los NOK$800 millones (US$133,4 millones) y que debiera entrar en operaciones durante julio próximo.

Con una producción de 220.000 toneladas, de un total de 2,6 millones que se elaboran a nivel mundial, la planta de Marine Harvest se situaría en la cuarta ubicación entre las principales compañías de alimentos para acuicultura -tras Skretting, EWOS y Biomar-. Ese volumen le permitirá a la salmonicultora satisfacer el 60% de las necesidades de su filial matriz, Marine Harvest Norway, cuya producción alcanza las 254.000 toneladas. A nivel global, su capacidad de toneladas cosechadas es de 405.000, distribuyéndose -además de las detalladas en Noruega- en 56.000 en Chile, 50.000 en Escocia, 28.000 en Canadá, 9.000 en las Islas Faroe y 8.000 en Irlanda.

En su exposición, Tor Olav Trøim ahondó que en los planes de integración vertical también fue importante la adquisición de Morpol, compañía especializada en los productos con valor agregado (VAP) y que hoy sitúan a Marine Harvest como la mayor elaboradora en el mundo de VAP en salmón Atlántico.

“Al tener una industria tan fragmentada, vimos en la compra de Morpol una solución para generar economías de escala, lo que nos acerca más a nuestro objetivo: ser una empresa integrada de producción de proteínas”, argumentó el ejecutivo, complementando que el “tamaño empresarial sí importa, ya que crea flexibilidad para satisfacer de mejor manera a nuestros clientes, se reducen los riesgos, entrega mayor capacidad de negociación, entre otros”.