(Undercurrent News) “El sector pesquero del Perú estaría en riesgo de ser afectado de manera significativa este año por el fenómeno de El Niño”, de acuerdo con el experto pesquero y científico oceánico, Luis Icochea. “El fenómeno climático afectará  particularmente la población de anchoa y como resultado a la industria de harina de pescado, mientras que también afectará las capturas de calamar gigante para el consumo humano directo”, agregó.

El fenómeno de El Niño Oscilación del Sur (ENOS), que se inició en febrero en la zona marina cercana a Australia, presenta temperaturas anormalmente altas este año las que son una reminiscencia de 1997 a 1998, periodo en el que se produjo uno de los más fuertes episodios del fenómeno.

Los datos recogidos por Icochea sugieren que el evento ha crecido en fuerza, pero solo en abril los datos mostrarán con mayor precisión la magnitud de El Niño.

El último informe del Centro de Predicción del Clima de la NOAA (NCEP, por sus siglas en inglés) se muestra indeciso acerca de esta predicción y dice que hay una probabilidad del 50 % de El Niño en desarrollo durante el verano y el otoño.

Anchoveta

Los peces pelágicos como la anchoveta tendrán que migrar para evitar el aumento de las temperaturas y otras especies de interés comercial como el calamar gigante, también se trasladarán a aguas más frías y profundas, donde la alimentación está disponible y existen condiciones oceanográficas adecuadas.

Sin embargo el fenómeno podría significar mayores capturas de otras especies como el atún, el mahi mahi, pez espada o el tiburón. A diferencia de la anchoveta –que se utiliza mayoritariamente para la producción de harina de pescado en Perú– estas otras especies se utilizan para las plantas de consumo humano.

El evento de El Niño en 1998 significó que los desembarques de anchoveta peruana cayeran 80% o 1,2 millones de toneladas métricas. El nivel más bajo observado en ese momento desde 1986, según el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP).