Debatir acerca del actual estado del recurso albacora, también llamado pez espada, fue el objetivo principal de la reunión efectuada entre pescadores artesanales de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach) de Antofagasta, Iquique y Caldera y la Unidad de Asuntos Internacionales de la Subsecretaria de Pesca y Acuicultura (Subpesca), en la cual se acordó retomar el trabajo con vistas a una mayor regulación de la captura de la especie.

Según los pescadores artesanales, uno de los temas que afecta a esta pesquería tiene que ver con la sobrexplotación que existe hoy del recurso por parte de flotas gallegas que tienen acceso a las costas chilenas, como también de flotas nacionales que estarían ocupando artes de pesca inadecuadas o que superan las brazas permitidas por la legislación chilena.

Para lo anterior, los dirigentes proponen, entre otras medidas, acortar el número de naves gallegas que pescan fuera de las 200 millas, restringir el derecho a desembarque de naves extranjeras en puertos chilenos y la exigibilidad de que el desembarque de albacora realizado por las mismas no tenga como destino final el mercado nacional y que en el caso que se desembarque, sea solo la albacora congelada, de modo que la flota extranjera no compita directamente con la flota artesanal.

“Estamos de acuerdo en que falta un trabajo en conjunto, con la participación de todos los actores involucrados para lograr consensos en este tema. Hay que lograr acuerdos en relación a la talla mínima y al acceso de flotas extranjeras (especialmente gallegas) en territorio chileno. No podemos crear leyes para los chilenos sino regulamos primero a quienes vienen a depredar de afuera”, declaró el director de la Conapach y representante de la Asociación Gremial de Pescadores Artesanales y Buzos Mariscadores de Caldera, Miguel Ávalos.

Por su parte, el encargado de Administración Pesquera de la División de Especies Altamente Migratorias de la Subpesca, Francisco Ponce, expresó que es necesario trabajar el tema con más dedicación, en términos de crear planes de manejo para la albacora, especie altamente migratoria en Chile, con la participación de los todos los actores.

Además, valoró el trabajo entre autoridades y pescadores artesanales, de modo de regular la extracción del recurso que, a futuro, podría ser a través de la incorporación de planes de manejo para la especie y la mejora de los acuerdos suscritos con la Unión Europea en relación a la talla crítica de la albacora.

Para ello, se acordó realizar una reunión en Valparaíso (Región de Valparaíso) con representantes de todo Chile, con el fin de acordar antes de fin de año los lineamientos que adoptará Chile respecto de la albacora en los distintos tratados de libre comercio suscritos o por suscribir.

Para finalizar, Ávalos expuso que “tenemos que ser consecuentes con la conservación de la especie albacora y revisar, antes que todo, las reglas que rigen a las flotas extranjeras, principales depredadoras de la especie.  El espíritu de la nueva Ley de Pesca es la conservación y tenemos que ser capaces, tanto el Gobierno como los pescadores, de ver el tema más allá del negocio. Los pescadores ya hemos estado trabajando el tema”.