(Estrategia) Luego del caso Invermar, donde la salmonicultora de la familia Montanari recurrió a la justicia después que el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) detectara presencia de virus ISA en su centro de cultivo Traiguén I y ordenara la inmediata cosecha del mismo para que se no propagara la enfermedad, el Gobierno está preparando una fuerte batería de cambios para fortalecer la fiscalización sanitaria en el sector.

Según el director nacional del Sernapesca, José Miguel Burgos, en el proceso de revisión de la Ley de Pesca que está llevando adelante el Ejecutivo, a causa del caso Invermar, se va a fortalecer las facultades de la entidad.

“Una de las cosas es cuando un centro de cultivo -por razones de quiebra u otras- es abandonado, esto constituye un riesgo y la norma no nos ayuda mucho a intervenirlo y poder cosechar esos pescados rápidamente, por un tema financiero. Esto se podrá llevar a cabo con las transformaciones que vienen”, explicó Burgos.

Recientemente, la Corte Suprema revocó el fallo de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, la cual había concedido un recurso de protección interpuesto por la salmonicultora Invermar. La autoridad se mostró satisfecha al respecto, sin embargo, “lo que no nos deja contentos es que la industria haya llevado el proceso a la judicialización, pero están en su derecho, y la justicia nos dio la plena razón a nosotros”.

“La señal que la propia industria nos ha dicho, es que no son aceptables conductas como las que vivimos con este caso. Es necesario sacar rápidamente los peces enfermos, para contener la expansión de virus como el ISA”, apuntó el director nacional de Sernapesca.

Anteriormente la Corte Suprema ya había respaldado la declaración de emergencia del Sernapesca en la Macrozona 3, al confirmar el fallo de la Corte de Apelaciones de Valparaíso que había rechazado el recurso de protección presentado por la misma empresa Invermar.