Técnicamente, el desafío era grande, los riesgos eran claros, pero aun así se aventuraron. Los nueve días que suponía la travesía de expedición científica Hielomar Cequa se transformaron en 14 para Inti González Ruiz, Rodrigo Gómez Fell, ambos investigadores del Centro de Estudios del Cuaternario, Fuego-Patagonia y Antártica (Cequa); Sebastián Ruiz Pereira, estudiante magister dirección programas antárticos de la Universidad de Magallanes (UMAG); y David Cuadra Bravo, estudiante de la carrera de Ingeniería en Expediciones de la Universidad San Sebastián. Estos cuatro fueron los expedicionarios que trabajaron arduamente en la misión, navegando sobre dos kayaks.

Inti González Ruiz, coordinador general de la expedición, explicó que “el acceder al área con kayak además de tener ventajas económicas, al compararlo con otro medio de navegación, fue bastante enriquecedor, pues no deja otra alternativa que no sea vivir la geografía del lugar por donde se transita, obligándote a estar muy atento al paisaje y las condiciones que te circundan”.

Una aventura osada, que ayudará a cumplir el fin último, que es iniciar estudios de hielo marino en la Patagonia y sus características, vinculación con cambios climáticos globales e impacto sobre los ecosistemas de fiordos. Porque, según lo manifestado por el Cequa en un comunicado de prensa, a pesar de ser el cambio climático un tema de mirada y expectación mundial, faltan antecedentes para determinar los impactos locales que estos tendrán, tanto en los ecosistemas como en las actividades socio-productivas de nuestra Patagonia. Es que el agua en estado sólido, en cualquiera de sus formas, es un indicador de alteraciones de parámetros climáticos, respondiendo los glaciares, la nieve y el hielo marino prontamente a cambios de temperatura atmosféricos.

En este sentido, Inti González relató: “el área del fiordo Glacier y los glaciares del gran campo nevado que llegan al final del fiordo mismo, conforman un escenario sobrecogedor… la cantidad de hielo en el agua, la disparidad en la estructura cristalina de estos hacen pensar que tiene orígenes distintos, haciéndonos plantear preguntas referidas a sus orígenes, la circulación del fiordo, la tasa de desprendimiento de los frentes de las lenguas glaciares y las tasas de derretimiento de los hielos que quedan en el agua, y por supuesto cabe la gran duda respecto a cuál es la respuesta que estos hielos tienen a cambios globales y cuáles son los impactos de estas respuestas para la Región de Magallanes”.

Poco se sabe sobre el hielo marino en Patagonia, poco además se ha escrito. Se ha constatado su existencia, pero no hay registros ni estudios sistemáticos. Por esa razón, la importancia de esta iniciativa de la Línea del Cequa “Cambio climático y monitoreo de variaciones recientes”, que potencia la mirada sobre este y otros temas y abre todo un campo de investigación, una nueva “ruta” científica.

Así, venciendo las inhóspitas condiciones climáticas, su travesía por el seno Skyring, lago Muñoz Gamero, canal Swett y fiordo Glacier, entregó sus frutos y un día despejado, permitió al grupo llevar a cabo su misión, pudiendo instalar instrumental que permitirá monitorear el movimiento del frente de los glaciares GCN 42 de gran campo nevado, caracterizar estacionalmente la formación de hielo marino en el fiordo y datos de temperatura del agua.

“Todo lo anterior para generar información que permita acercarse a responder preguntas relacionadas con el comportamiento y susceptibilidad de nuestra criósfera patagónica ante cambios climáticos y por supuesto sus posibles impactos sobre la actividad socio-productiva de la región”, puntualizaron desde el Cequa, añadiendo que “sin lugar a dudas, este fue un esfuerzo logístico y humano, que resalta la inquietud científica de la nueva Línea del Cequa, dirigida por el investigador Inti González Ruiz.

“El debut de esta Línea en este nuevo ciclo del centro científico regional, que luego del firme y fundamental apoyo entregado por el Consejo Regional en pleno, que asegura su funcionamiento por los próximos tres años, dirige todas sus energías y énfasis en estudios, cuyos resultados no solo potenciarán a la Región de Magallanes, sino que podrían tener relevancia a nivel mundial”, concluyó el Cequa.