(Pulso.cl) En medio de uno de los periodos más importantes en la historia de la compañía, el Chief Executive Officer (CEO) de la salmonicultora noruega Cermaq, Jon Hindar, se dio tiempo para conversar con Pulso sobre los desafíos de la compañía en Chile.

Hace unos días, la japonesa Mitsubishi anunció un acuerdo con Cermaq para la compra del 100% de las acciones.

Juntos, Cermaq y Mitsubishi se convertirán en el segundo productor de salmónidos en el mundo. Por lo mismo, el actual periodo es de altas expectativas, pero los ojos siguen estando puestos en Chile.

De hecho, Cermaq lleva adelante un plan para elevar su presencia en el país. En efecto, recientemente concretó la adquisición de dos concesiones a la empresa Centauro por US$2 millones.

Esto le permitirá incrementar la capacidad de producción en 4.000 toneladas al año. La firma cerró el año pasado con una producción de 80.000 toneladas en el país.

El plan aprobado por la matriz de Cermaq en Chile considera recursos por al menos US$30 millones. Estos dineros serán utilizados en su totalidad para la compra de nuevas concesiones. No obstante, la compañía deberá liberar nuevos fondos para operar estas compras.

A esas adquisiciones se suman dos nuevas concesiones para la producción de salmónidos en la Región de Magallanes las que, además, se encuentran en la misma área donde la compañía está cultivando peces.

La estrategia de la multinacional es concentrar sus aspiraciones de expansión en el país (también tiene operaciones en Noruega y Canadá), y particularmente en la zona más austral de Chile: Magallanes, que es vista como la zona natural de crecimiento para la industria salmonicultora, según sostuvo el propio Jon Hindar.

¿En qué situación se encuentra actualmente Cermaq?

Cermaq es hoy el tercer mayor productor de salmón del mundo, con operaciones en Chile, Canadá y Noruega, que emplean a alrededor de 4.400 personas.

¿Una cooperación más estrecha entre las empresas podría disminuir los riesgos sanitarios en Chile? 

Absolutamente, los cultivos se realizan en jaulas de redes abiertas, y los problemas sanitarios en un solo lugar pueden afectar fácilmente a los sitios vecinos.

La cooperación entre las empresas nos permitirá prevenir enfermedades y reducir el impacto de otras situaciones eventuales. Los resultados que tenemos en la gestión de la entidad (cáligus) en Chile han demostrado los efectos positivos de la cooperación entre empresas.

¿Cree que el plan de reducción de costos podría extenderse más allá de lo previsto? Según ha dicho la propia compañía, el objetivo es que los costos sean de US$3,8 por kilogramo de salmón producido a 2015. Hoy superan por lejos los US$4 por kilo.

Estamos comprometidos para alcanzar nuestros objetivos de costos, y nos sentimos alentados por el positivo desarrollo de los peces en el mar en la actualidad.

El Gobierno dijo que no dará concesiones marítimas en Magallanes, al menos por este año. ¿Tiene interés en expandir sus operaciones en esa área?

Sí, estamos interesados en la expansión en Magallanes. Anunciamos la semana pasada que hemos adquirido otras dos nuevas licencias. Nuestra ambición es llegar a un total de 40.000 toneladas de capacidad de producción en la región. Con las dos nuevas licencias adquiridas la semana pasada tenemos una capacidad de producción de 18.000 toneladas en la zona.

¿Qué evaluación hace de las autoridades chilenas y el rol que ha tenido en el ámbito de la regulación?

Las regulaciones en Chile han mejorado significativamente en los últimos años, y mejorando quiero decir que las regulaciones son ahora en el mar, a lo que se suma una estricta aplicación, que es más potente. Se trata de un desarrollo que apoyamos firmemente.

Marine Harvest anunció un acuerdo para adquirir Acuinova. ¿La concreción de este acuerdo opaca las aspiraciones de Cermaq en Chile?

Nuestra estrategia es crecer en Magallanes.

¿Cuáles son los planes de inversión para los próximos años?

En Chile, las grandes inversiones, en un futuro próximo, estarán vinculadas al desarrollo de la capacidad en la Región de Magallanes.

La apuesta oriental

Actualmente, el Estado noruego, propietario del 59,17% de Cermaq, se encuentra evaluando la oferta de Mitsubishi.

Si bien está dispuesto a vender sus acciones, se reserva el derecho a analizar otra posible oferta que sea “más atractiva”. Al respecto, la ministra de Pesquerías de Noruega, Elisabeth Aspaker, manifestó su apoyo a la oferta del gigante japonés, comentando que la industria “está aquí, los puestos de trabajo están aquí y la experiencia sigue estando aquí”.