La compañía salmonicultora Marine Harvest anunció la construcción de una nueva instalación de valor agregado de salmón en el sector de Chinquihue en las afueras de Puerto Montt (Región de Los Lagos), cuya inversión alcanza los US$26 millones y comenzará a operar en los primeros meses de 2016.  Las instalaciones contarán con equipos y sistemas avanzados, aumentando la capacidad productiva de la empresa y mejorar el estándar del producto. El anunció ocurre a poco más de un año del cierre de su planta de ahumados Delifish,

Así lo expresó el gerente general de Marine Harvest Chile, Roberto Riethmüller, quien manifestó que el anuncio es un hito importante que permitirá mejorar la operación y capacidad productiva de la compañía.

“Es una noticia muy positiva. Durante la crisis, Marine Harvest se vio obligado a cerrar tres plantas de proceso y una planta de ahumado, reduciendo significativamente el número de empleos. Hoy vemos que la industria ha retomado su capacidad productiva y sabemos que para mantener una operación sostenible a largo plazo, es necesario invertir en tecnología y eso es lo que estamos haciendo”, explico el ejecutivo.

Esta es la primera planta que se construye en Chile, posterior a la crisis del ISA, que cuenta con este nivel de inversión. “Es una apuesta a cambiar la forma de hacer los procesos, disminuyendo la mano de obra operativa y convirtiéndola en una mano de obra mucho más calificada y capacitada para el manejo de esta nueva tecnología. Esta planta nos permitirá generar 300 puestos de trabajo en Puerto Montt. La mayoría de los equipos ya han estado funcionando en Europa y estamos apostando por proveedores líderes en tecnología a nivel mundial” explicó Riethmüller.

El gerente general recalcó la importancia de establecer bases sólidas para desarrollar una industria sostenible, eficiente y comprometida con el medio ambiente y la comunidad. “Por lo mismo, es importante un trabajo coordinado entre el sector privado y las autoridades”, remarcó.

El nuevo complejo estará ubicado en el kilómetro 13 del camino a Chinquihue y generará unos 300 empleos permanentes. Se espera que comience a operar durante el primer trimestre de 2016 con una capacidad de producción de 65.000 toneladas, la que aumentará a 90.000 en 2019.