El director de la Asociación de Productores de Salmón y Trucha de Magallanes A.G., Alfredo Valenzuela, destacó que la salmonicultura en la Región de Magallanes se ha desarrollado de manera constante y gradual durante los últimos tres años, una vez que finalizara el extenso proceso de Zonificación del Uso del Borde Costero, con una amplia participación ciudadana en más de treinta reuniones y talleres en las diversas provincias de la región y la posterior implementación de las nuevas normas y reglamentos de bioseguridad ambiental y sanitaria.

Alfredo Valenzuela sostiene que lo anterior “ha permitido alcanzar un nivel cercano a 40.000 toneladas anuales y exportaciones del orden de los US$200 millones, que sitúan a la actividad en el segundo nivel como aporte económico regional”.

Sin embargo, la lenta entrega de nuevas concesiones de acuicultura, se ha transformado en una verdadera traba para el desarrollo productivo en la región.

De hecho, una vez desafectadas el 80% de las Áreas Apropiadas para la Acuicultura (AAA), como una directa consecuencia del proceso de zonificación realizado en el período 2010-2012, se estimó una disponibilidad de un máximo de 150 a 200 nuevas concesiones de acuicultura viables, las cuales se otorgarían durante el periodo de los años 2013-2015, lo cual fuera anticipado por las autoridades anteriores y reiterado por el actual gobierno.

“En la práctica, la entrega de nuevas concesiones para las diversas empresas, se ha limitado a un número inferior a las 30 concesiones, cuyas solicitudes ingresaron en su mayoría al proceso de tramitación durante el año 2007”, detalló el director de los Salmonicultores de Magallanes.

Es importante mencionar que la medida que obliga a las empresas a paralizar sus centros marítimos durante un plazo mínimo de tres meses, después de finalizar los ciclos productivos de 20-24 meses de duración, en las diferentes agrupaciones de concesiones (ACS), es apropiada e imprescindible para el aseguramiento sanitario y ambiental de las concesiones. Esto implica que las empresas requieren disponer de un número mayor de concesiones de acuicultura para cumplir con la adecuada rotación y descanso de los centros de cultivo.

Cabe explicitar que cuando se menciona un potencial máximo de unas 200 concesiones a otorgar en total, entre las diferentes empresas titulares, significa que estarán operando simultáneamente no más de unas 100 concesiones en régimen productivo, repartidas en un número de 29 barrios (ACS) en el extenso borde costero de la Región de Magallanes, el cual prácticamente duplica la extensión del borde costero de las regiones de Los Lagos y Aysén, en conjunto, donde están autorizadas aproximadamente 1.300 concesiones y se produce el 95% de las exportaciones nacionales, estimadas en un monto aproximado de US5.000 millones para el año 2014.

El ejecutivo afirma que la Asociación ha estado comprometida permanentemente con el desarrollo gradual y moderado de la actividad, de manera tal que se asegure la sustentabilidad ambiental, sanitaria y económica de la industria en Magallanes.

Sin embargo, la excesiva lentitud en la entrega de nuevas concesiones en la Región de Magallanes, impide una apropiada distribución de los centros de cultivo en los diferentes barrios y macrozonas, creando una concentración indeseable en los centros de producción autorizados.

El reciente anuncio del gobierno para agilizar una agenda pro inversión con un plan de 30 medidas para proyectos por US$6.000 millones, a través del Comité de Ministros del área económica, busca justamente impulsar un conjunto de acciones que permitan mejorar la gestión de los organismos públicos en la tramitación de permisos para la materialización de proyectos de inversión privada. La hoja de ruta del gobierno pretende obtener los primeros resultados a partir del primer trimestre de 2015, lo que demuestra la real urgencia para reactivar la economía nacional.

Aunque se estima que un 80% de las nuevas inversiones (US$5.000 millones), corresponden a proyectos de minería y de energía, la actividad de la salmonicultura se destaca por su capacidad en la generación de exportaciones en el rubro de alimentos, con un 14% de crecimiento en el  período enero – septiembre 2014, comparado con similar período del año 2013 (cifras del Banco Central).

A diferencia de los proyectos de minería y de generación eléctrica, que suelen tener como principal barrera el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) de los proyectos para nuevos centros de cultivo de salmónidos en la Región de Magallanes, han obtenido en general las correspondientes Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) en plazos normales. De esta manera, dichos proyectos encuentran las mayores demoras hasta su aprobación final en los procesos de tramitación en Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y Subsecretaría para las Fuerzas Armadas (FFAA).

“En resumen, se requiere que la entrega de nuevas concesiones para el cultivo de salmónidos, efectivamente se destraben en su tramitación, facilitando la generación de nuevas inversiones en pro de la consolidación de un modelo de salmonicultura sustentable en la Región de Magallanes”, concluyó Alfredo Valenzuela.