Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Créditos: ©Copernicus Data 2014 y ©Mariscope Ingeniería 2014
Créditos: ©Copernicus Data 2014 y ©Mariscope Ingeniería 2014

Mariscope colabora con modernas tecnologías en salvataje del ferry Amadeo I

La empresa especializada en servicios oceanográficos y satelitales utilizó sus robots submarinos de última generación para realizar la inspección submarina del navío y así aportar con registros audiovisuales de los posibles daños ambientales.

El pasado 18 de agosto de este año, el navío Amadeo I, perteneciente a Naviera Magallanes, sufrió un choque en el Paso Kirke, quedando encallado a 50 kilómetros al suroeste de Puerto Natales, en la Región de Magallanes.

En este accidente, además de lamentar la pérdida de 400 vacunos, 40.000 kilos de salmón congelado y otros insumos, también se derramó una gran cantidad de hidrocarburos al mar. En el interior del barco quedaron 120 toneladas de combustible y 10.000 litros de petróleo almacenados en estanques de la docena de camiones y acoplados frigorizados que iban embarcados en el ferry.

El navío quedo encallado a las coordenadas aproximadas de 52°03’25.45’’S, 73°01’50.91’’O. Esta zona pertenece a la estructura geológica de los fiordos y canales australes chilenos, los cuales presentan características geológicas, biológicas y ambientales únicas en el mundo, y de gran importancia tanto ecológica y como económica. Este ambiente se caracteriza por tener aguas poco contaminadas, frías, ricas en nutrientes y oxígeno, adecuadas para el desarrollo de especies autóctonas muy frágiles y susceptibles a cambios en su ecosistema, así como para los cultivos marinos de bivalvos y peces.

La directora ejecutiva y jefa del Departamento de Oceanografía de Mariscope, Dra. Cristina Rodríguez, explicó a AQUA que después de los primeros efectos y dada la importancia de la zona, desde el punto de vista medioambiental, social y económico, fue necesaria la realización de tareas de contención, prevención y limpieza para poder extraer los restos de hidrocarburos del interior de la parte semihundida del navío. Esta acción fue llevada a cabo con la visión final de lograr trabajar en la extracción de los restos del barco en el corto plazo.

“Para estas tareas estuvo presente la colaboración de Mariscope Ingeniería, utilizando sus robots submarinos de última generación para realizar la inspección submarina del navío, aportando registros audiovisuales, los cuales son de gran utilidad a la hora de planear cómo realizar las tareas de limpieza y extracción del buque”, detalló la Dra. Rodríguez.

Además, Mariscope realizó la petición a la Agencia Espacial Europea (ESA) para la toma de imágenes satelitales con instrumentos de radar, como es el satélite Sentinel-I, del programa de la Unión Europea Copernicus. “Con estas imágenes de teledetección, es posible realizar un control de la zona antes, durante y después del accidente, para apoyar en el procedimiento de trabajos que se van a realizar para establecer la normalidad en la zona del accidente y zonas adyacentes, ya que es factible la dispersión de restos de hidrocarburos esparcidos en la zona”, explicó la representante de Mariscope.

Dichas imágenes satelitales son tomadas con un tipo de sensor remoto radar, y ya se han utilizado en otros casos para detectar y monitorizar los vertidos de hidrocarburos en el medio marino, presentando como grandes ventajas la gran cobertura y la buena resolución espacial, incluso ante la presencia nubosa.

“El grupo Mariscope apoya a empresas nacionales e internacionales en tareas de salvataje, evaluaciones de impacto ambiental y aplicación de medidas mitigatorias ante este tipo de accidentes con su equipo interdisciplinario especialistas en tecnología marina, oceanografía, biología marina y aplicaciones de datos satelitales”, concluyó la Dra. Cristina Rodríguez.

Temas Asociados