(La Voz de Galicia) La venta de percebes reportó EUR$1 millón a las lonjas gallegas en solo los quince días finales de diciembre, pero el crustáceo no fue la especie más rentable. Por encima estuvo la almeja fina, por ejemplo, que representó unas ventas de EUR$1,9 millón, más o menos las mismas que las del mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, la reina de la rentabilidad fue la merluza. La subasta de esta especie se tradujo en una facturación de EUR$6,7 millones solo en la última quincena de diciembre. Aunque parezca una cifra desorbitada, lo cierto es que es un 29% más baja que la registrada justo un año anterior. Durante la segunda quincena de diciembre de 2013, las lonjas vendieron merluza por valor de EUR$9,4 millones.

La sardina también cae

Fuera ya de las semanas navideñas más importantes del año para las ventas del sector pesquero y marisquero, destaca en las cifras de Pescadegalicia.com el bajón de facturación anual de la sardina, una especie importante para el cerco gallego que lleva meses en crisis y pendiente de un plan de gestión que estabilice la pesquería.

En todo el año 2014 se vendieron 4,8 millones de kilos de sardinas y se facturaron por ellos EUR$6,5 millones. En 2013, en cambio, se subastaron en las lonjas gallegas 4,5 millones de kilos que reportaron EUR$9,5 millones. Es decir, los ingresos por la venta de esta especie en las lonjas cayeron en un año un 31%.