De acuerdo con el último informe Europeo de Precios publicado en enero de 2015 elaborado por Globefish ─entidad adscrita a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés)─, durante el 2014 la mayor temperatura del agua en Noruega significó mejores condiciones de crecimiento para los volúmenes de salmón Atlántico cultivado, de manera significativa en comparación con el año anterior.

En combinación con los efectos de la prohibición rusa, este superávit relativo impulsó los precios en el último trimestre en comparación con el mismo período del año pasado.

El informe sostiene que, “en particular, la repentina caída a principios de diciembre trajo disturbios temporales a los mercados. Desde un punto de vista objetivo, sin embargo, el 2014 ha sido sin duda un buen año para la industria, y el futuro sigue siendo brillante. Ayudado por la depreciación significativa de la corona (NOK$), los exportadores noruegos están dirigiendo sustancialmente más pescado a casi todos los destinos de la Unión Europea (UE), con la notable excepción de Francia”.

De hecho, 2014 fue un año récord en términos de ingresos de exportación. De acuerdo con el Consejo de Productos del Mar de Noruega (NSC, por su sigla en inglés), dicho país alcanzó la cifra de NOK$43.900 millones (US$5.600 millones), con un precio promedio de exportación de NOK$41/kg (US$5.2/kg), para el conjunto fresco de salmón Atlántico.

La UE absorbió un 11% adicional de salmón noruego durante el 2014 en comparación con el año anterior, mientras que los Estados Unidos aumentó sus importaciones de salmón noruego en 9.000 toneladas, lo que representó un aumento del 47%.

Reino Unido

Mientras tanto, la industria del salmón en el Reino Unido está en auge en la parte posterior de la fuerte demanda de los Estados Unidos y los mercados chinos, junto con un cambio constante en las preferencias francesas hacia salmón escocés cultivado.

Los analistas prevén que el crecimiento será mínimo en los volúmenes de producción de Noruega en 2015 y, respecto de los precios, la expectativa del consenso total es que habrá más aumento de precios, sobre todo en la primera mitad del año.

Rusia y aumento de costos

Sin embargo, sigue habiendo cierta incertidumbre en cuanto a las consecuencias a largo plazo de la situación en Rusia, donde el panorama es complejo e involucra una serie de efectos contrastantes, incluidas las consecuencias económicas más amplias de la prohibición y su impacto en el gasto del consumidor. “En particular, hay una cierta preocupación en cuanto a si la demanda a principios del año para el salmón noruego será tan fuerte este año en ausencia de Rusia”, destaca Globefish.

Del mismo modo, el aumentos de precios de los insumos como el alimento y otros costos, probablemente continuarán subiendo el próximo año. Esto junto con los niveles de piojos de mar ─que tienden a aumentar de acuerdo con la temperatura del agua─ siguen siendo un problema persistente al elevar los costos y evitar el crecimiento donde se incumplen los límites reglamentarios.

Trucha

En este escenario, la industria de la trucha noruega trató de mitigar el impacto de la prohibición rusa de la misma manera que sus contrapartes de Atlántico. “Sin embargo, mientras que los mercados de salmón son muy diversos y globalizados, Rusia tradicionalmente representa una proporción considerable de todo el mercado de exportación de trucha de Noruega y, por lo tanto, algunos de los efectos negativos eran inevitables”, destacó el informe.

Esto ha significado una caída de un 9,5% en los volúmenes de exportación de trucha noruega en 2014, de acuerdo con el NSC. “A pesar de los buenos precios durante los primeros años, los ingresos totales de exportación siguen siendo aproximadamente planos año tras año. Mientras tanto, se informó que los precios de la trucha en Italia se han mantenido estables este mes de enero con un mercado estancado, y donde se negocian volúmenes inferiores a los niveles habituales”.