Científicos de la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad del Sur de Florida (USF, por su sigla en inglés) desarrollaron un sensor de mano capas de desacreditar especies marinas fraudulentas o mal rotuladas, con el fin de ayudar a asegurar que los consumidores tengan las especies por las que pagan.

Se estima que hasta un 30% de los productos del mar que ingresan a los Estados Unidos están etiquetados en forma fraudulenta, por lo que se acusa de estafa hacia los pescadores estadounidenses, la industria pesquera de los Estados Unidos y a los consumidores por un estimado de entre  US$20.000 y US$25.000 millones anuales.

Detectar el ingreso de otros peces rotulados como «mero», es una de las tareas que este sensor tiene como objetivo.

¿Es mero?

El sensor QuadPyre RT-NASBA otorga a esta pregunta una respuesta en forma rápida mediante un pulgar hacia arriba o hacia abajo, con un bajo costo y con la posibilidad de ser usado a bordo de una nave, en un muelle, almacenes o en los restaurantes.

El dispositivo utilizando la amplificación en tiempo real basada en secuencias de ácido nucleico (RT-NASBA). El instrumento de mano purifica e identifica ARN de la muestra, como una versión portátil del modelo de mesa desarrollado previamente.

De acuerdo con el autor del documento y postgrado de la Facultad de Ciencias del Mar de la USF, Robert Ulrich, el fraude relacionado con el mero es prevalente a nivel local, ya que es el tercer producto marino económicamente más valioso en la Florida y hay cupos comerciales sobre las capturas. “La tarea de identificar al verdadero mero se hace complicado debido a que la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) permitió a 64 especies de peces a ser etiquetados como mero”.

«La demanda de mero en los Estados Unidos es tan fuerte que no puede satisfacerse mediante la recolección de especies domésticas solamente», dijo Ulrich.

El investigador agregó que, «en 2012, más de 4.000 toneladas métricas de mero extranjero, por valor de US$33,5 millones, fueron importados en los Estados Unidos. Esta cantidad masiva de mero importado crea oportunidades de fraude, lo que puede llevar a los consumidores a pagar más por las especies de menor valor y puede permitir que los importadores eviten pagar aranceles”.

La tecnología está siendo comercializada por la empresa USF PureMolecular, bajo el nombre de GrouperChek (marca comercial pendiente). Adicionalmente, también se están desarrollando ensayos para otras especies de importancia comercial.

«Un proyecto de ley sobre la seguridad de los productos marinos se introdujo recientemente en el Congreso de Estados Unidos y también se trabaja en proyectos de ley similares en los estados de Maryland y Massachusetts. Además, una multi-agencia de trabajo presidencial fue establecida en 2014 y ha hecho recomendaciones a la Casa Blanca en relación con el desarrollo de la tecnología forense para la identificación de productos del mar”, comentó Ulrich.