(Oceana) La organización internacional de conservación marina Oceana, valoró que en el último encuentro de la Organización Regional de Ordenación Pesquera del Pacífico Sur (ORP), realizado en Oakland, Nueva Zelanda, se haya incluido al buque de factoría Pacific Andes, comúnmente conocido como Lafayette, en la lista de las naves pesqueras que practican pesca ilegal, no declarada y no regulada (IUU, según sus siglas en inglés). Con lo anterior, el Lafayette tendrá prohibido seguir pescando mientras permanezca en esta lista.

“El Lafayette es un emblema de la depredación de los mares a nivel mundial. Es un avance muy importante que este tipo de naves ahora estén sujetas a prohibiciones efectivas para seguir operando. Debemos seguir fortaleciendo a organismos como la ORP para asegurar la sustentabilidad de los recursos pesqueros transfronterizos”, señaló el director ejecutivo de Oceana Alex Muñoz.

La empresa Pacific Andes International Holding construyó esta nave en 2008 con una inversión que alcanzó los US$100 millones, transformando un antiguo buque petrolero en el buque pesquero más grande del mundo. La nave, que hoy tiene bandera peruana, pero que ha cambiado varias veces de bandera con el objeto de eludir controles, funciona como un buque madre para el traslado de las capturas de otros pesqueros de arrastre que lleva en su interior. Luego, clasifica las capturas, procesa y congela a bordo, para posteriormente transportarlas a los respectivos mercados. El Lafayette es visto como un riesgo para la preservación del hábitat marino debido a que, como se acreditó ante la ORP, se ha visto reiteradamente envuelta en pesca IUU. Los expertos han calculado que si esta naveoperase diariamente, tendría la capacidad técnica de procesar a bordo 547.000 toneladas de pescado al año.

Por primera vez desde su creación en 2006, la ORP elabora una lista de naves IUU (Illegal, unreported  y unregulated). En el reporte, además de Lafayette, se ha incluido al buque de bandera rusa, Aurora. Ambas naves, han señalado desde el organismo técnico, permanecerán en la lista hasta que las sanciones monetarias se concreten, las cuales deben ser impuestas por los estados de Perú y Rusia.

En el encuentro, donde también se discutió la pesca del jurel, Oceana participó presentando diversos estudios y alertando sobre el mal estado de stock de jurel. La ORP finalmente, subió la cuota internacional para este recurso de 440.000 a 460.000 toneladas debido a que presentaría los primeros indicios de recuperación.