Con mucho trabajo se encuentran los profesionales de TecPes, quienes por estos días están finalizando algunos proyectos y, a la vez, comenzando nuevos desafíos tanto en el ámbito de la investigación como de las asesorías, especialmente en lo que se refiere a temas de pesca, una de las líneas en las que están enfocados.

A comienzos de este año se adjudicaron dos iniciativas licitadas por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) consistentes en desarrollar trabajos de asistencia técnica e investigación en pesquerías artesanales de jaibas en la Provincia de San Antonio (Región de Valparaíso) y la Región de O’Higgins. Según explicó el Dr. Dante Queirolo, integrante del grupo, «ambos proyectos buscan conocer algunos aspectos esenciales de distribución y biomasa de esta especie, usando algunas técnicas como el marcaje-recaptura. También, se trabaja apoyando aspectos organizacionales de los pescadores, así como aportando con opciones de negocios viables para la actividad».

También se encuentran en la última etapa del proyecto «Evaluación directa de langostino amarillo y langostino colorado entre las regiones de Antofagasta y la del Biobío», desarrollado en conjunto con investigadores de distintas universidades así como algunos independientes varios. Los resultados de este proyecto serán de utilidad para el establecimiento de cuotas anuales de captura, y también son necesarios para precisar el estado de situación de ambos recursos, lo que ayuda a tomar decisiones oportunas y mantener una actividad pesquera sustentable.

En lo que respecta a la crisis de la merluza común, Queirolo comentó que están trabajando en dos iniciativas. «Un proyecto es desarrollado junto al Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), el cual termina a fines de marzo, y consiste en apoyar con nuevos y mejores antecedentes a los planes de manejo para la recuperación de la pesquería de merluza común. El segundo, que está a mitad de camino, es un proyecto Fondecyt en el cual se analiza el patrón de explotación de las flotas industrial y artesanal, usando artes de arrastre y enmalle respectivamente, en particular se busca establecer la combinación de selectividades de captura que favorece la recuperación de la merluza común», detalló el Dr. Queirolo.

Proyecciones en investigación

Desde su creación, a fines de los ’90, el aporte desde este grupo ha sido numeroso y reconocido en el ámbito pesquero, por lo que TecPes espera continuar destinando sus esfuerzos en el desarrollo de tecnologías y estrategias de explotación que contribuyan a pesquerías que sean sostenibles. «En algunos casos hay que cambiar la manera de hacer las cosas, y para ello se deben hacer cambios tecnológicos mayores en redes de arrastre, enmalle, trampas, entre otros. En otros casos, se debe avanzar en ciertas mejoras tanto de artes como de estrategias de extracción que viabilicen las actividades productivas en el tiempo, lo cual está relacionado con el uso eficientes del combustible, la reducción de costos de operación, la disminución de los descartes o el aprovechamiento de la fauna acompañante, evitando el desgaste excesivo de materiales, entre otros».

El investigador es enfático en asegurar que se debe trabajar en todos los aspectos de la pesca que tenga que ver con minimización de impacto, lo que incluye disminuir la interacción con especies sensibles como reptiles, aves y mamíferos. «Por ejemplo, es conocido el hecho de que existen interacciones de redes de enmalle con pingüinos en algunas pesquerías en el país, incluso a veces han aparecido varados en playas. Sin embargo, ese tipo de interacciones hay que reconocerlas, trabajarlas, buscar una solución o cambiar la forma de operación de las embarcaciones, de lo contrario la actividad extractiva puede ser inviable en el largo plazo”.

Por la creación de una red sudamericana pesquera

Este año la Escuela de Ciencias del Mar de la PUCV cumple 60 años, y para ser parte de esta celebración el grupo TecPes se ha planteado como desafío la realización del primer seminario en Sudamérica de tecnología pesquera, orientado a sistemas y métodos que apunten a la sustentabilidad. En ese momento se espera celebrar también el cuarto seminario internacional de selectividad.

El objetivo de estas, según precisó el Dr. Queirolo, es reunir la masa crítica que hay en Sudamérica, y que está muy interesada en fortalecer el trabajo colaborativo. «El desafío para este año es darle un nuevo impulso y formalizar una red de trabajo en Sudamérica, invitando a otros países a sumarse en esta iniciativa», puntualizó.

Cabe destacar que el primer seminario de selectividad se realizó el año 2009 en Chile, el cual fue organizado por TecPes y estuvo enfocado en la pesquería demersal, principalmente de las merluzas tanto de Chile, Perú y Argentina. «La idea era saber cómo avanzaban estos países en términos de selectividad e las respectivas pesquerías. Esta actividad siguió el 2010 en Mar del Plata-Argentina y al año siguiente en Itajaí-Brasil, sumándose un número significativo de investigadores. Nuestra idea es retomar estas reuniones, y esperamos poder lograrlo este 2015, y que se enmarque dentro de las actividades que se están programando para celebrar los 60 años de la Escuela de Ciencias del Mar», concluyó el Dr. Dante Queirolo.