(Diario Atlántico) La biotoxina que afecta especialmente al cultivo de mejillón -entre otras especies- está provocando el cierre masivo de bateas en Galicia (España). Solo entre este lunes y martes se clausuraron 13 en el sur de la comunidad y en total hay casi una treintena de zonas en las que está prohibida la extracción de este molusco.

Están cerrados todos los polígonos de la Ría de Vigo (13 entre Redondela, Cangas y Vigo y una de ellos es de ostra), los ocho que hay en la Ría de Pontevedra (Bueu, Cangas y Portonovo), los cuatro de la Ría de Muros-Noia y el de Baiona, según decretó el Instituto Tecnológico de Control del Medio Marino (Intecmar) al detectar niveles de toxicidad superiores a los legalmente establecidos.

La denominada “marea roja” también está afectando al cultivo de moluscos infaunales (como almeja o berberecho) y también en este caso obligó a cerrar todas las zonas de las rías de Vigo, Pontevedra y Muros.

En Arousa, por su parte, el sector está evitando la toxina por el momento aunque se prevé que pueda extenderse. En esta ría solo hay una zona (Grove B) vetada pero lleva así desde el año 2011 y es de ostra, al igual que Corme B, en Laxe, desde 2013.

La industria conservera tampoco se está viendo afectada ya que en estes momentos cuenta con stock del año pasado para suministrar a los mercados. El problema para estas empresas llegaría si persiste a principios de verano, que es cuando daría comienzo su campaña y el mejor momento del mejillón.

Se trata del primer episodio de marea roja este año si bien los primeros cierres comenzaron el mes pasado en la ría de Pontevedra, concretamente en Bueu, y en los últimos días se expandió con gran virulencia por el resto dejando sin trabajo a cientos de mariscadores.

Las bateas de la ría viguesa cerraron 138 días de media por las toxinas el año pasado, el peor registro de al menos la última década. Algunas zonas llegaron a estar clausuradas más de 200 días -los polígonos de Cangas H, G y F- y los que menos fueron Redondela A (que es de ostra) con 9 días y Redondela C con 53.

Es un fenómeno natural que se produce por microalgas presentes en el fitoplancton marino, que forma parte del alimento de los moluscos, y que bajo condiciones ambientales favorables se multiplican. En la propagación de la toxina lipofílica influyen muchos aspectos como los vientos, las corrientes o la temperatura de agua. En Galicia hay más de 3.300 bateas de mejillón, de las que 2.300 están en la Ría de Arousa y 480 en la viguesa, las dos más pobladas.