Ayer martes 20 de octubre, y frente a unos 150 ejecutivos de la industria del salmón de Chile, se realizó en Puerto Varas (Región de Los Lagos) la primera versión de la Conferencia Internacional AquaForum. Durante la mañana del encuentro organizado por el Grupo Editorial Editec destacaron las experiencias de actores de industrias como la energética, portuaria o minera del país respecto del desarrollo de grandes proyectos y su relación con la comunidad. Sin embargo, resaltó los anuncios realizados por el representante de la autoridad acuícola-pesquera.

Es que tal como lo reconoció el presidente de SalmonChile, Felipe Sandoval, y el mismo miembro de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), Paolo Trejo, la industria del salmón está pasando por un complicado momento debido a un adverso estado sanitario, paridad cambiaria desfavorable, imagen debilitada y pérdida de competitividad. Respecto de este último aspecto, quizás uno de los que se advierte más asequible, el foco ha estado en mejorar la actual normativa y por ello es que el líder gremial de SalmonChile mostró su preocupación respecto de que “las relocalizaciones han avanzado más lento de lo que esperábamos”.

En tanto, Trejo analizó la importancia que tendrá la acuicultura en el futuro de la alimentación mundial y donde Chile, uno de los países líderes en materia productiva pero que –contrariamente– tiene uno de los niveles de consumo de productos del mar más bajos, tiene mucho que aportar. No obstante, y más allá de la importancia que tiene hoy la salmonicultura en materia económica y laboral, el representante del Gobierno reflexionó respecto del empoderamiento que está alcanzando hoy la ciudadanía en relación con “el desarrollo y no desarrollo de los proyectos de acuicultura”, destacando que “no basta con enfrentar los problemas, sino que hay que trabajarlos desde antes”. Además, Trejo llamó a la industria del salmón a colaborar en forma más cercana con  una comunidad que “no se siente partícipe de ella. No la siente como algo propia” y quizás, por lo anterior, es que el sector ha tenido “conflictos con los actores del borde costero” que deben ser superados a la brevedad a través “de alianzas entre los usuarios” que permitan “generar lazos de confianza”.

Anuncios normativos

De todas formas, el representante de la Subpesca manifestó que están al tanto de las complicaciones que está viviendo el sector cultivador y que por ello están trabajando para “flexibilizar la normativa”.

Dentro de ellas destacó “los ajustes a la normativa sobre densidades de cultivo para controlar el crecimiento exacerbado y descontrolado de la producción”. También recalcó que el “Sernapesca está realizando la revisión y modificación de los programas de Caligidosis e ISA y junto al Servicio Agrícola y Ganadero está evaluando de manera prioritaria la autorización de uso especial de una nueva vacuna viva para SRS”.

El representante aseveró que la autoridad está analizando una “flexibilización de desdobles para permitir eliminar tempranamente aquellos ejemplares que tienen una peor condición y así evitar enfermedades”, destacando que “se permitirá sembrar a doble densidad por jaula respetando el límite máximo de ejemplares por centro pero con la condición de desdoblar antes del séptimo mes o antes del kilo de peso promedio de los ejemplares”.

Asimismo, Trejo apunto que “los ejemplares eliminados no se considerarán pérdida, rebajando así el costo en estructuras, alimentos y tratamientos en estos primeros meses, favoreciendo un mejor desempeño sanitario por la eliminación de peces mayormente susceptibles a enfermedades”.

Insertándose en la comunidad

Los asistentes a la primera parte de la conferencia alabaron las presentaciones que se relacionaron con una mejor convivencia con el entorno y donde expusieron el gerente general de Valor Estratégico Consultores, Rodrigo Rivas; el gerente de Asuntos Públicos y Relaciones Comunitarias de Colbún, Pedro Vial; el gerente de Sustentabilidad del Puerto Ventanas, Luis Fuentes; y el gerente de Asuntos Corporativos de Antofagasta Minerals, Andrés Morán.

En la oportunidad, los expositores relataron las estrategias y enseñanzas que rescataron al verse enfrentados a las comunidades que rechazaban la construcción de una central hidroeléctrica, un puerto de gran envergadura o el inicio de operaciones de una mina. En general, se concluyó que “el diálogo con las comunidades debe ser transparente, equitativo y ojalá vinculante”, explicó Rivas.

De igual forma, se expuso que al momento de diseñar un proyecto, “se tiene que incorporar una visión de desarrollo local”, dijo Vial, agregando que no existen fórmulas concretas, “ya que cada comunidad es única” y donde es ideal que el gerente de Proyectos “se involucre con el entorno social”. En resumen, y como dijo Pedro Vial, «antes, con la RCA en la mano, uno estaba listo para comenzar un proyecto. Hoy no».

Crecimiento económico

En el encuentro, el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Andrés Bello, Roberto Darrigrandi, realizó un ameno análisis respecto de las perspectivas esperadas para las principales economías del globo y donde llamó la atención que, a 2030, “China liderará el poder económico, seguido por India y, luego, Estados Unidos”.

Asimismo, expresó que “Chile crecerá menos que el mundo por siete años seguidos, su peor racha de la historia”, aspecto que está marcado por las diferentes reformas que se están planteando y porque Chile ha perdido competitividad. “Si lo analizamos desde el punto de vista de productividad laboral de Chile por hora trabajada, el promedio de los países de la OCDE es de 49, mientras que Chile ha bajado hasta 27 y Noruega es uno de los líderes mundiales con 88”.

Respecto de la industria del salmón, Darrigrandi expuso que hay que “redoblar los esfuerzos por mejorar la competitividad” y que la actividad se encamina indudablemente hacia la salmonicultura 3.0, “más concentrada y rentable. No tenemos que olvidar que este sector es cíclico”.

Se puede destacar que el evento fue auspiciado por Entel Empresas, Salmofood, Centrovet, Fimar, Pro Ambient, Keepex, BioMar y Montana, mientras que contó con el patrocinio de SalmonChile.