Río Maullín (Foto: Conapach.cl)
Río Maullín (Foto: Conapach.cl)

Pescadores se oponen a hidroeléctrica El Gato en la Región de Los Lagos

Acciones como la creación de “Maullín limpio” y la unidad en el rechazo a la central de paso, están marcando la agenda de pescadores artesanales y las comunidades que se están viendo amenazadas.

Preocupación existe entre los pescadores artesanales de la comuna de Maullín luego que la Dirección Regional de Los Lagos del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) declaró admisible el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Central Hidroeléctrica El Gato, a ser instalada en la ribera norte en la comuna de Los Muermos.

La inversión de US$30,5 millones considera la construcción y operación de una central con punto de captación y restitución en el río Maullín, que contempla la utilización de un caudal de 100 m3/s y una potencia instalada de 6 MW.

Ante este escenario, Roberto Molina, quien es presidente del Sindicato de Algueros San Pedro de Maullín, además de presidente de la Federación de Sindicatos Unidos de la misma comuna y secretario de la A.G. de Áreas de Manejo y tesorero de Algas Chile, se refirió al proyecto diciendo que “el sector alguero pelillero de la comuna de Maullín, que es bastante grande, estamos en contra del proyecto hidroeléctrico. Nosotros hemos participado de cuatro a cinco reuniones para informarnos en qué afecta a nuestro entorno y la turbina que se pretende instalar será muy dañina por cuanto succiona agua y luego la devuelve al cauce natural del río, afectando la producción de algas”.

De acuerdo con lo informado por la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), Molina ahondó que “si se llega a desoxigenar el agua y a matar los microorganismos que alimentan a las algas nos afectará directamente en nuestras fuentes laborales, y no solo en torno a las algas sino a la producción de almejas y choritos que se producen en la zona. También afectará al turismo, muy en auge por estos días, debido a la navegabilidad que existe en la zona y que se verá interrumpida. Además, se encuentran las aves migratorias y la biodiversidad de especies que hay en ese lugar”, agregó el dirigente.

Del mismo modo, Javier Ruiz, presidente de Algas Chile y director de la Conapach, sostuvo que este proyecto les está afectando en varios sentidos, “porque traerá muchos perjuicios para el sector alguero y la pesca artesanal de la comunidad de Maullín. No son para nada auspiciosos los estudios realizados en torno a las consecuencias que nos traerá la intervención del río, afluente del cual vivimos y dependemos más de cuatrocientas familias”.

“Una de las cosas que nos preocupa es la baja en el caudal del río, pues las áreas de manejo están a un metro de profundidad y sería catastrófico si sucediera algo así, además porque es un río navegable pero sobre todo porque las concesiones de acuicultura son la base del sustento de nuestras familias”, enfatizó el dirigente.

Por su parte, el alcalde de Los Muermos, Emilio González, manifestó su postura respecto a la hidroeléctrica apuntando a que como edil no está en contra de la generación de electricidad en base a energías renovables, no obstante, haciendo un análisis de este proyecto específico, “resultó estar muy mal elaborado, con mucho perjuicio para el medio ambiente, sobre todo por el daño del lugar donde se va a instalar, el río Maullín”.

Y agregó, “en esta zona la condición medioambiental está muy débil porque ha sufrido daños casi irreparables desde el punto de vista del uso humano, no solo en su caudal sino también de su entorno, que ha conllevado la sobreexplotación de los recursos, por lo que hoy constituye un espacio ecológico tremendamente lábil y si bien esta intervención es menor y muy puntual, va a provocar daños al ecosistema en su conjunto”, subrayó el alcalde González.

Consulta ciudadana

Respecto a los daños que sufrirían los pescadores artesanales, la máxima autoridad comunal de Los Muermos aseguró que no existió de parte de la alcaldía una consulta dirigida especialmente al sector pesquero artesanal, sin embargo, en una de las consultas ciudadanas llevadas a cabo en su comuna estuvieron presentes y allí hicieron ver sus inquietudes.

“Dado que la comuna de Maullín no está en el área de impronta, no está obligado a un pronunciamiento en el plazo perentorio que entrega la ley. Sin embargo, hemos asumido esa responsabilidad e hicimos una búsqueda de los antecedentes que tienen los pescadores artesanales de todo ese sector y lo incluimos en el conjunto de 144 observaciones que entregamos a la autoridad. Todas las observaciones fueron discutidas con la comunidad y llevadas a la legalidad y la supervisión técnica, porque muchas de las observaciones no tenían sustento alegatorio ante el Tribunal Ambiental”, argumentó González.

Entre las observaciones que se incluyeron en el informe se encuentran el daño al medio ambiente como eje central del informe; el problema productivo secundario en el río, que acarrea un perjuicio a la sustentabilidad de la pesca artesanal en el cultivo y la explotación de las algas y sus áreas de manejo; los problemas de navegabilidad que se provocará por la interrupción del cauce en el lugar donde se instalará la hidroeléctrica, que a su vez perjudicará la pesca recreativa y el turismo; y por último, la fauna, que tampoco aparece en el proyecto con obras de mitigación.

“Encontramos que este proyecto es débil y presenta muchas deficiencias por cuanto deja abiertas varias ventanas respecto al tema medioambiental, del turismo y el tema productivo de la pesca artesanal principalmente, por lo tanto hay tres áreas de influencia por las cuales tenemos que intervenir y entregar medidas de mitigación. Los próximos pasos serán esperar la resolución del Tribunal Ambiental y a futuro tenemos contemplado entregar asesoría técnica y profesional a la comunidad, para que haga sus observaciones, para lo cual tienen plazo hasta el mes de febrero”, finalizó el edil.

Respecto a la participación, el dirigente de Maullín Roberto Molina comentó que “lamentablemente” el Gobierno Regional de Los Lagos y la empresa canadiense involucrada en el proyecto han consultado solo a las comunas de Puerto Montt y Los Muermos, no tomando en cuenta la comuna de Maullín, que es donde desemboca el río.

“Como sector pesquero artesanal estamos de la mano y le estamos pidiendo al SEA que tome en cuenta nuestra opinión a través de una consulta ciudadana, ya que consideremos que el proyecto no está bien focalizado, sobre todo desde el punto de vista medioambiental. Nos preguntamos cómo el gobierno le da auge a este tipo de proyectos sabiendo que hay comunidades enteras que viven en torno al río y dependen de él”, destacó Molina.

Reuniones

El dirigente detalló que el próximo sábado 9 de enero se realizará una reunión donde esperan se hagan presentes la empresa involucrada, representantes del gobierno y saber qué carácter tiene este proyecto. “Invitamos a toda la comunidad, a la pesca artesanal y todos quienes pudieran sentirse afectados por este tema”, puntualizó Roberto Molina.

Javier Ruiz, en tanto, precisó que han tenido varias reuniones a nivel de Municipalidad y del Gobierno Regional, pero ahora, recientemente, han sostenido un encuentro con uno de los abogados que participó contra Hidroaysén y varios activistas, con quienes han creado un movimiento bautizado “Maullín Limpio”, a través del cual harán visibles sus preocupaciones.

“Por estar a más de dos kilómetros de la construcción de la hidroeléctrica, la comuna de Maullín no está considerada para sentarse en una mesa a emitir su opinión acerca de las problemáticas que nos acarreará este proyecto. Nuestro sentimiento como ribera norte y desembocadura del río Maullín es de unidad y rechazo a la construcción de esta central de paso y adoptaremos las movilizaciones como última medida de no mediar una consulta previa”, enfatizó Ruiz.

“Los pescadores artesanales de la ribera del río Maullín, en conjunto con las más de trece comunidades indígenas que están ubicadas en su entorno, estamos buscando las fórmulas para intervenir y mostrar nuestro rechazo con voz y voto en el proyecto que pretende instalar una central en el caudal del río donde vivimos y trabajamos”, culminó el presidente de Algas Chile y director de la Conapach.

Temas Asociados