(El Mercurio) La Gran Barrera de Coral australiana, el mayor arrecife formado por seres vivos del mundo, se encuentra más amenazada de lo que se pensaba a causa de la acidificación de los océanos, provocada por el calentamiento global.

La disminución de la cantidad de aragonita -un mineral necesario para los corales en la formación de su esqueleto- se acelerará con la mayor absorción por los océanos de gas carbónico, derivado de la combustión de energías fósiles por parte del hombre, según un estudio publicado en Nature Communications.