Un equipo internacional de expertos en acuicultura, entre los que se encuentra la Universidad de Murcia (España) y el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados IMDEA Agua, inició un proyecto de cuatro años con un presupuesto de casi EUR$7 millones para establecer nuevas estrategias y modelos capaces de fomentar el crecimiento sustentable de la industria acuícola en Europa.

El proyecto tiene un título muy sugerente: TAPAS, “Herramientas para la Valoración y Planificación de la Sustentabilidad de la Acuicultura”, y está liderado por la Universidad de Stirling (Reino Unido).

TAPAS es una Acción de Investigación e Innovación del Programa Horizonte 2020, financiada por la Comisión Europea.

De acuerdo con lo detallado por el IMDEA Agua de Madrid en una nota de prensa, el proyecto busca crear herramientas de gestión y buenos usos para el sector de la acuicultura en Europa e investigará los límites de la actividad del cultivo de peces en distintas localidades, los impactos ambientales y cualquier riesgo futuro que este cultivo pueda generar, así como las interacciones de la actividad acuícola con la sociedad.

El catedrático Trevor Telfer del Instituto de Acuicultura de Stirling es el coordinador de TAPAS, y comentó que el proyecto “busca establecer un procedimiento integral para mantener una explotación transparente y eficiente de la acuicultura, aumentando la sustentabilidad ambiental y alimentaria, y manteniendo la producción de alimentos en los niveles necesarios con el correspondiente número de puestos de trabajo”.

El consorcio europeo evaluará las estructuras actualmente en funcionamiento en los mares, lagos y ríos de la Unión Europea (UE), Europa, acuicultura (Foto Instituto IMDEA Agua, Madrid)examinando diversos ambientes y desarrollando nuevos enfoques para producir sistemas informáticos que permitan la expansión sustentable de la acuicultura. El trabajo está en concordancia con la Directiva Europea de Estrategia Marina que insta a los Estados miembros a proteger los ambientes marinos más eficazmente. Esto, a través de un monitoreo ambiental continuo utilizando sistemas de alerta temprana y tecnologías de gestión eficientes.

El equipo de investigación colaborará con la industria, gestores, responsables administrativos y otros usuarios potenciales para asegurar que las herramientas desarrolladas sean accesibles, utilizando cursos y actividades divulgativas para mejorar la imagen de la acuicultura europea y promover una estrategia integrada de sustentabilidad.

El doctor Arnaldo Marín del equipo de investigación de Ecología Acuática de la Universidad de Murcia subrayó que Europa continuará produciendo millones de toneladas de alimento cada año. “Este proyecto, entonces, quiere asegurar que parte de la industria alimentaria genere alimentos para la población de una forma sustentable, al mismo tiempo que preservamos nuestro medio ambiente. Queremos fortalecer el crecimiento en los sectores de la producción marina y de agua dulce a través del desarrollo de nuevos enfoques más flexibles e unificados para la planificación del crecimiento”, arguentó el Dr. Marín.

Por su parte, el doctor Andreu Rico del Instituto IMDEA Agua afirmó que “la amplia experiencia obtenida a través de nuestros 15 socios europeos nos permitirá obtener tecnologías sofisticadas basadas en modelos matemáticos para la toma de decisiones, aunando distintas disciplinas y ramas del conocimiento en una entidad más simple y eficiente para el uso de los gestores y productores europeos”.

El trabajo colaborativo jugará un gran papel en la estrategia de la Comisión Europea para adquirir el crecimiento inteligente de la producción acuícola en los mares regionales europeos. Estos mares generan aproximadamente 5,4 millones de puestos de trabajo y producen un valor económico añadido de casi EUR$500.000 millones al año, siendo así una pieza clave para la economía global.