Skretting se ha transformado en una de las primeras empresas en ofrecer al mercado alimento para salmón formulado libre de harina de pescado, alcanzando -según lo asegurado por la propia compañía- “el mismo rendimiento en términos de crecimiento y salud de los peces”. El avance lleva por nombre MicroBalance FLX.

El director de Sustentabilidad Empresarial de Nutreco (empresa matriz de Skretting), José Villalón, quien además es ex vicepresidente y director general del Programa de Acuicultura del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) y miembro de la junta directiva del Aquaculture Stewardship Council (ASC), comentó que “la misión de Nutreco es alimentar el futuro, y este avance en flexibilidad de materias primas nos da la capacidad de contribuir significativamente para la alimentación de la población mundial que se espera que alcance 9.000 millones en 2050”.

Materias primas

Skretting Aquaculture Research Centre (ARC), con sede en Stavanger, Noruega, ha dedicado importantes recursos durante los últimos 25 años para explorar el potencial de materias primas alternativas que reemplacen los componentes tradicionales del alimento, garantizando al mismo tiempo óptimo crecimiento y salud de los peces.

Continuas investigaciones desarrolladas a principios de la década del 2000 llevaron a la identificación de los micronutrientes claves en el perfil de la harina de pescado que son esenciales para los peces y, como resultado de eso, el concepto MicroBalance ha permitido que Skretting sea cada vez más flexible en la formulación de alimento.

En ese sentido, el jefe del equipo de Nutrición para Salmónidos en Skretting ARC, doctor Leo Nankervis, subrayó que a través de las investigaciones han obtenido evidencias de que el alimento de los salmones puede estar totalmente libre de harina de pescado. “Este conocimiento es muy importante y será utilizado para darnos aún más flexibilidad con respecto a la composición de los alimentos que entregamos a nuestros clientes”, afirmó el Dr. Nankervis, añadiendo para lograr que la acuicultura logre ofrecer soluciones realmente factibles al desafío de alimentar una población mundial que crece rápidamente, “es esencial que los recursos de harina de pescado sean usados de la manera más eficiente posible”.

Junto con puntualizar que la disponibilidad de harina de pescado no va a limitar la expansión de la industria del salmón, Nankervis ahondó que si bien la harina de pescado es un ingrediente extremadamente útil que entrega proteínas de alta digestibilidad, minerales y micronutrientes, con este nuevo conocimiento pasa a ser como cualquier otra materia prima: “Es intercambiable y puede ser formulada en alimentos a niveles que varían en función de los requerimientos específicos de nutrientes, necesidades de los clientes, además de su precio y disponibilidad”, destacó.

Flexibilidad

Sissel Susort, product manager global de Dietas de Engorda de Skretting, dijo por su parte que si bien la empresa ya cuenta con el conocimiento y capacidad para producir alimentos libres de harina de pescado, eso no significa que este ingrediente se eliminará de los productos. “El punto clave es que ya podemos hacerlo y vamos a trabajar coordinadamente con nuestros clientes en los casos que decidan usar alimentos MicroBalance FLX. El aporte de este conocimiento se hará más importante si es que disminuye la disponibilidad de harina de pescado en el futuro”, argumentó Susort.

A su juicio, para ser totalmente flexibles en las formulaciones, la disponibilidad y conocimiento de las materias primas es esencial. “En Europa, la aceptación del mercado para el uso de proteína animal es baja, así que necesitamos tener disponible buenas alternativas vegetales”, agregó.

Subproductos

El director de Sustentabilidad de Skretting, Trygve Berg Lea, ahondó que la harina de pescado es una fuente natural y equilibrada de proteína de alta calidad; y como uno de los ingredientes en alimentación acuícola, trae consigo grandes cantidades de energía por unidad de peso y es una excelente fuente de proteína, lípidos (aceites), minerales y vitaminas.

En esta línea, Berg Lea subrayó que el procesamiento de productos del mar para consumo humano genera grandes cantidades de subproductos como trimmings, aletas, cabezas, conchas y vísceras, entre otros, que pueden ser convertidas y utilizadas como productos útiles para la acuicultura. “La utilización de estos subproductos es esencial porque eliminan los residuos y aumentan eficiencia mediante una agregación de valor. Como tal, Skretting continuará utilizando cierta cantidad de harina de pescado en nuestros productos si es que genera beneficios a la composición nutricional del alimento, si es económico, y si la fuente de harina de pescado son pesquerías manejadas responsablemente y si el uso de subproductos de las presquerias aporta valor”, aseveró.

Lo que viene

La llegada de MicroBalance FLX no es el fin de las investigaciones de Skretting en esta materia. “MicroBalance FLX es un gran avance en cuanto a nutrición de salmón que sin duda nos ayudará acelerar el desarrollo de MicroBalance para otras especies que en la actualidad son más dependientes de harina de pescado, como camarones, lubina, turbot y otras especies marinas”, detalló el director general de Skretting ARC, Alex Obach, agregando que “este no es el final del camino”.

“Llegar a ser independientes de harina de pescado nos da la oportunidad de explorar materias primas alternativas y novedosas que quizás todavía ni siquiera son consideradas en el espectro de posibilidades con el que contamos hoy”.

¿Podemos entonces en el futuro producir peces usando recursos sin competir con alimentos para consumo humano? “Somos curiosos y continuaremos buscando alternativas”, concluyó Obach.