(El Mercurio) La preocupación por el fenómeno de la marea roja en Chiloé y sus consecuencias en el comercio exterior chileno, particularmente en los envíos de salmones, traspasó las fronteras de la Región de Los Lagos. La grave situación que afecta a la isla llamó también la atención de los empresarios de Estados Unidos, principal destino de las exportaciones no cobre de Chile.

La Cámara Chilena Norteamericana de Comercio (AmCham Chile) -que agrupa a las empresas estadounidenses con presencia en el país- manifestó su inquietud por las consecuencias que está generando el conflicto en la paralización de las exportaciones de salmones.

Kathleen Barclay, presidenta del gremio empresarial, advirtió que interrumpir el flujo de estos embarques genera una “pérdida de confianza en los productos nacionales” y que “las pérdidas económicas producto de estos bloqueos ascienden a US$9 millones diarios”.

Vea: Industria acuícola pierde cerca de US$10 millones diarios por tomas de rutas en Los Lagos

Además, la presidenta de la entidad destacó la importancia de cuidar la imagen de Chile en el mundo. “Como cámara binacional, nos parece de suma importancia resguardar la percepción del país en el extranjero”, sostuvo.

También afirmó que proteger el Estado de derecho es una variable de decisión para el inversionista extranjero.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Chile en exportaciones distintas del cobre. Los salmones y las truchas lideraron durante el año pasado los envíos en este ítem, pese a que disminuyeron en comparación a 2014.

En 2015, las exportaciones de salmónidos generaron US$3.496 millones en total, en circunstancias de que en 2014 se registraron exportaciones por un monto de US$4.354 millones.

Barclay enfatizó que Chile necesita “fortalecer sus tasas de crecimiento” y espera que “la situación se resuelva lo más pronto posible”.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en Economía y Negocios de El Mercurio.