Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
El proyecto tiene foco en la anchoveta y el jurel, que se encuentran en estado de sobreexplotación (Foto: Archivo IFOP)
El proyecto tiene foco en la anchoveta y el jurel, que se encuentran en estado de sobreexplotación (Foto: Archivo IFOP)

El impacto del cambio climático sobre el sector pesquero de Chile

El estudio se centró en especies que conforman pesquerías con características distintas desde el punto de vista geográfico, de la posición en la cadena trófica, de aspectos socio-económicos y de manejo.

El cambio climático está afectando y/o modificando algunas características fundamentales de los océanos, las costas y los ecosistemas. La temperatura, los patrones de corriente oceánica, la productividad primaria, la acidez, el contenido de oxígeno y otras condiciones están cambiando y generando un impacto en las funciones, la distribución y los ciclos de desarrollo de las especies, así como en las relaciones que se establecen entre ellas.

Conclusiones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) establecen que los extremos se profundizan y que las zonas oceánicas más salinas aumentan su salinidad, mientras que las menos salinas se vuelven cada vez más dulces.

Frente a este escenario y teniendo en consideración que el estudio del hábitat de los recursos marinos es importante para su conservación y gestión sostenible, investigadores de la Escuela de Ciencias del Mar (ECM) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) y del Centro de Investigación e Innovación para el Cambio Climático de la Universidad Santo Tomás (UST) realizaron, el 1 de julio, el taller de difusión de resultados del proyecto “Identificación, caracterización y vulnerabilidad al cambio climático de hábitats esenciales asociados a recursos hidrobiológicos de importancia económica en Chile” (FIPA N°2014-25).

“La protección de hábitats esenciales es un reto para la producción pesquera a largo plazo, ya que la gestión de los recursos se debe realizar mediante un enfoque ecosistémico y precautorio. Para la investigación pesquera, las variables oceanográficas cumplen un rol importante en la modelación de la distribución y abundancia de peces en el océano”, subrayó el Dr. Claudio Silva, académico de la ECM e investigador responsable del proyecto.

Jurel (Archivo)2

El estudio se centró en especies que conforman pesquerías con características distintas desde el punto de vista geográfico, de la posición en la cadena trófica, de aspectos socio-económicos y de manejo. Entre los recursos analizados están el jurel (Trachurus murphyi) que se distribuye frente a Chile, la anchoveta (Engraulis ringens) de la zona centro-sur, las macroalgas pardas (Lessonia, Macrocystis) de la macrozona norte, el loco (Concholepas concholepas) a nivel nacional y el chorito (Mytilus chilensis) de la zona sur.

Para generar una matriz de conocimiento e información de variables oceanográficas y ambientales respecto del hábitat esencial asociado a los recursos pesqueros mencionados, y elaborar modelos conceptuales y predictivos, se llevó a cabo una exhaustiva recolección e investigación bibliográfica, sistematizada mediante un programa informático de última generación. En total, se generaron 601 referencias para los distintos recursos pesqueros estudiados además de bases de datos históricas de las pesquerías y del medio ambiente necesarias para elaborar los modelos predictivos.

Los resultados de los modelos predictivos indican que para el jurel el efecto del aumento de temperatura y de la leve disminución de la productividad primaria lo favorecería aumentando su hábitat esencial (más apto) hacia el año 2055, mientras que para la anchoveta de la zona centro-sur el impacto sería extremadamente negativo, perdiendo un 93% de su hábitat apto. En el caso del loco se predice una mantención de su hábitat esencial a lo largo de la costa de Chile y un leve aumento en idoneidad hacia áreas costeras localizadas más al sur de los 35°S. Para el chorito, el aumento en la temperatura del mar se reflejaría en un incremento en la idoneidad ambiental hacia el sur del país (latitudes > 42°S), mientras que para las macroalgas pardas se proyecta una mantención del hábitat esencial.

Anchoveta (Archivo)

“Los resultados obtenidos permiten tener una primera visión global de cómo las pesquerías se han ido desarrollando en el tiempo y de cómo el ambiente y el accionar del ser humano afectan y afectarán la distribución espacial de los recursos. Son herramientas útiles para tomar decisiones y acciones en pos de la sostenibilidad de los recursos y del medio ambiente marino”, explicó el Dr. Silva.

Este proyecto de investigación, implementado por investigadores de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y de la Universidad Santo Tomás, ha sido financiado con aportes del Fondo de Investigación Pesquera y Acuicultura (FIPA). Los resultados de los modelos predictivos son herramientas e insumos importantes para asesorar en la elaboración del Plan de Adaptación al Cambio Climático que desarrollan el Ministerio del Medio Ambiente y la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca).

Temas Asociados