Pese a la serie de vaivenes que ha presentado la salmonicultura de Chile en los últimos años, para la mayor exportadora de ovas de salmón Atlántico al país sudamericano, la islandesa Stofnfiskur HF, continúa siendo una industria atractiva.

Es así que el director ejecutivo (CEO, por sus siglas en inglés) de la compañía, Dr. Jónas Jónasson, aprovechó su más reciente visita a Chile para reiterar esa postura en entrevista con AQUA. Si bien la compañía podría ver reducida en más de la mitad sus envíos, desde 30 millones de ovas en 2015 a 10-15 millones en 2016, Jónasson responde que «esto se debe a una contracción del mercado por la menor producción que se registrará este año, y no a una pérdida de negocios».

Para el ejecutivo, esta es una actividad productiva que tiene sus mayores desafíos en el ámbito sanitario. Por esto, el lanzamiento de productos como las «súper ovas» de Stofnfiskur, según sus palabras, «marcan un antes y un después», ya que se trata de mejoras genómicas conjuntas capaces de reducir la mortalidad por Piscirickettsia salmonis (SRS) en un 40% y la del virus de la Necrosis Pancreática Infecciosa (IPNv) entre un 80% y 100%, ambas relacionadas con las patologías que generan las mayores pérdidas a la salmonicultura nacional, tanto en agua dulce como en la engorda en el mar.

Para más detalles lea >> Lanzan «súper ovas» para enfrentar mortalidades de la salmonicultura chilena

Esas mismas innovaciones permiten reducir el uso de antibióticos lo que, para el Dr. Jónasson, es «un tema que cada vez toma más protagonismo entre las preocupaciones de los consumidores; más aun considerando que el salmón es una proteína que no tiene comparación, ya sea por sus propiedades nutricionales como por sus prestaciones gastronómicas».

Benchmark

El Grupo Benchmark del Reino Unido es el holding controlador de Stofnfiskur y en el último mes ha reforzado su apuesta por la industria del salmón con dos noticias. El primer anuncio fue la colocación de 47,3 millones de acciones nuevas para un aumento de capital de US$40 millones que se destinarán a un joint venture con Salten Stamfisk AS para la construcción de una piscicultura en Noruega que tendrá una producción de hasta 150 millones de ovas, lo que representa un aumento de aproximadamente el 37,5% de la capacidad actual de Benchmark.

Presione aquí para más detalles (en inglés) del joint venture

Mientras que la noticia más reciente fue la contratación del Dr. Alan Tinch como director de Servicios Técnicos del Área de Reproducción y Genética de la compañía que hoy cuenta con presencia en 27 países de los cinco continentes.

En un comunicado de prensa, el presidente del directorio de Benchmark Holdings, Malcolm Pye, comentó que el Dr. Tinch es un «genetista de clase mundial y es un orgullo que se haya sumado a nuestro equipo. Nos complace darle la bienvenida y estamos seguros que jugará un rol clave en la entrega de nuestra ambiciosa estrategia de aportar soluciones holísticas a los desafíos de la acuicultura moderna», enfatizó Pye.

El Dr. Tinch tendrá sede en la ciudad escocesa de Edimburgo y será responsable del desarrollo de la plataforma de soporte técnico a través de una cartera de distintas especies hidrobiológicas, con especial énfasis en salmonicultura. En esta línea, Pye complementó que el «puesto de reciente creación servirá para acelerar las actividades de reproducción y cultivo, además de ampliar la oferta de los distintos servicios genéticos, proporcionando apoyo basado en la evidencia proactiva para ayudar a los productores a optimizar sus resultados».

El Dr. Tinch estudió genética en la Universidad de Edimburgo y en el Instituto Roslin, Instituto Nacional de Biociencia de Escocia. Tiene tres décadas de experiencia en programas de mejora genética a nivel comercial y soporte técnico en una serie de especies animales, incluyendo los salmónidos, cerdos y pollos. Trabajó en la empresa genética de aves para el consumo humano Aviagen y también en JSR Genetics. Posteriormente, fue el pilar técnico de la empresa Hendrix Genetics.

Para el CEO de Stofnfiskur, la industria del salmón de Chile también sacará provecho de las inversiones de Benchmark, pues tanto los avances genéticos que se registren en la nueva piscicultura en Noruega como la experiencia del Dr. Tinch, se sumarán a las mejoras que llegarán a través de las ovas que se comercializan en Chile. En definitiva, concluyó el Dr. Jónasson, «confiamos en lo que se viene para la salmonicultura chilena».

También le puede interesar >> Salmón Atlántico: El crucial apoyo de la genética en los desafíos de la industria

Relacionado >> Genética y genómica: Disminuyendo la carga en el entorno