La compañía danesa BioMar, líder en alimentos para la acuicultura, recientemente firmó un acuerdo para concretar la compra y utilización del 30% del centro de investigación Lenca perteneciente a Aquainnovo, ampliando la red de centros de excelencia en investigación que posee alrededor del mundo.

El centro chileno de investigación se llamará: Aquaculture Technology Center Patagonia (ATC Patagonia). Su actual diseño y adaptabilidad permite la ejecución de una amplia gama de ensayos en diferentes especies y proyectos de nutrición para el desarrollo de dietas de alto rendimiento, pruebas con nuevas materias primas, así como también explorar nuevas soluciones nutricionales y dietas sustentables. Estas instalaciones permitirán aumentar el rendimiento de los esfuerzos que realiza el equipo de I+D de BioMar y su enfoque en el desarrollo de alimentos funcionales para el bienestar de los peces.

Hoy, la capacidad instalada de este centro tecnológico también permite la implementación de pruebas de resistencia genética y desafíos frente a patógenos y parásitos para tratamientos terapéuticos y preventivos. Por otra parte, se podrán obtener nuevos conocimientos sobre los sistemas de tecnología en recirculación, la evaluación de los productos químicos, desarrollo de vacunas y estudios para el registro de productos en general.

El gerente general de Aquainnovo, Matías del Campo, comentó que “nuestro centro tiene una infraestructura de última generación y experiencia probada en ensayos realizados. Nuestro grupo de especialistas está apoyando permanentemente a nuestros clientes, siendo efectivos en el desarrollo de soluciones para los principales desafíos técnicos de la industria. Esta iniciativa reforzará el desarrollo tecnológico gracias a la sinergia y los conocimientos de ambas compañías”.

“Nuestro centro de investigación está fuertemente especializado en las pruebas para el desarrollo y validación de productos. Estoy convencido que esto mejorará nuestra actual oferta de servicios de investigación por contrato, manteniendo nuestras puertas abiertas para atender a los productores y proveedores de la industria acuícola global”, añadió Matias del Campo.

Havard Jorgensen, director global de I+D de BioMar, expresó que “estamos orgullosos de concretar una iniciativa de este nivel y envergadura en Chile. En BioMar estamos continuamente realizando esfuerzos para mejorar nuestra capacidad de innovación. Estamos incorporando este centro junto con otras instalaciones que ya utilizamos, y es totalmente complementario a nuestras unidades de prueba de alimentación ya existentes en América Central y Europa. Sin lugar a dudas, ATC Patagonia va a generar un impacto positivo en el desarrollo de alimentos a nivel mundial. Nuestro equipo altamente calificado de investigadores y científicos alrededor del mundo están muy interesados en hacer uso de este centro para sus experimentos y ensayos”.

Según lo informado por BioMar, ATC Patagonia permitirá acelerar el intercambio de conocimiento en la nueva estructura de la División Salmón de la compañía y así proporcionar soluciones en todas las áreas de desarrollo de sus clientes a nivel mundial, con el fin de satisfacer sus necesidades de forma rápida y flexible.

El nuevo centro de BioMar abarca 2,5 hectáreas de superficie, con más de 2.000 m2 construidos. Se encuentra a 33 km de Puerto Montt, a orillas del río Lenca. Desde su creación en el 2011, este centro de excelencia en acuicultura fue edificado bajo los más altos estándares de construcción, seguimiento, control y bioseguridad. Más tarde, en 2015, se renovó y optimizó aún más, por lo que es el centro más completo y moderno de investigación para la acuicultura en el Hemisferio Sur.

Hoy, se pueden ejecutar más de 16 ensayos simultáneamente en el ATC Patagonia, dado que dispone de áreas de recepción, cuarentena, y zonas especializadas para pruebas de menor a mayor escala, nutrición y alimentación, parásitos, patógenos y otras áreas multiuso. Todo se encuentra monitoreado y controlado en un sistema de recirculación para pruebas en agua dulce y agua de mar.

Las pruebas pueden llevarse a cabo simulando el ciclo productivo completo de producción del cultivo de peces. La temperatura puede ser controlada entre 3°C a 28°C. La preocupación  por el impacto medioambiental y bienestar de los peces, en tanto, están a cargo de la aplicación de estrictas normas de bioseguridad, sistemas de tratamientos de agua y una serie de prácticas estandarizadas de manejo.