Luego que en diálogo con AQUA el gerente general de Bionortec, Víctor Palma, criticara los dichos de la Asociación de Talleres de Redes y Servicios Afines de Chile A.G. (Atared) relacionados con el uso de antibióticos y el lavado de redes in situ, este mismo organismo reiteró su postura sosteniendo que “sí hay bastante evidencia científica y técnica de los beneficios, problemas y riesgos del lavado in situ de redes en el país y en el extranjero, incluidos nuevos cuestionamientos en Noruega”.

Vea >> Salmonicultura: Detectan relación entre antibióticos y lavado de redes

Para ello, el gremio de talleres de redes emitió una declaración que a continuación reproducimos íntegramente:

“Atared estima necesario comentar las declaraciones de empresas de lavado in situ de redes, en relación con nuestro último boletín que evidencia la relación entre uso de antibióticos y el lavado de redes en el mar, durante el proceso de engorda de salmónidos. Sobre el particular, llaman la atención varias aseveraciones del Sr. Víctor Palma.

Descargue aquí dicho documento >> Boletín N°38_Atared_Agosto de 2016

En primer lugar, a nadie debiese llamar la atención que Atared o cualquier entidad pública o privada emita opiniones técnicas, en particular cuando se basan en datos oficiales, los que por vez primera están disponibles gracias al dictamen de la justicia. Cualquier persona o institución está en su derecho de aportar análisis y enfoques desde diversas perspectivas, para enriquecer el análisis y discusión de fondo, que es la sustentabilidad de la industria.

En segundo lugar, sí hay bastante evidencia científica y técnica de los beneficios, problemas y riesgos del lavado in situ de redes en el país y en el extranjero, incluidos nuevos cuestionamientos en Noruega. En el caso chileno, en nuestro sitio web se mencionan todos los estudios conocidos y sus referencias, tanto en el extranjero como en el país. Hay que tener presente, no obstante, que cada realidad es diferente y no es cuestión de ‘cortar y pegar’ normativas con la facilidad con que se ha hecho acá. Las evaluaciones de impacto carecen de rigurosidad.

La aseveración del Sr. Palma “…hay una clara relación entre mantener las redes limpias y una buena situación sanitaria de los peces” la respaldamos en su totalidad; nuestro gremio no está en contra de mantener las redes limpias (sería un sinsentido), sino el método aplicado. El lavado indiscriminado actual, sin considerar la elevada productividad primaria del mar chileno, el hacinamiento productivo que hace que lo que uno limpia lo reciba el vecino, al aumento en la intensidad de las enfermedades y parásitos, la acumulación de materia orgánica transportada por las corrientes y que se depositan en el fondo marino, el impacto en la biodiversidad, entre otros. Son 70.000 toneladas anuales durante tres décadas. Si alguien puede demostrar su inocuidad, bienvenido sea. El análisis epidemiológico sugiere lo contrario.

Si bien creemos factible el procedimiento en sí, no estamos de acuerdo en cómo se hace; no se hace cargo de su entorno. Mantener las jaulas limpias es una cosa, otra muy distinta es lavarlas cuando están sucias o muy sucias. La solidez de los números analizados en el boletín 38 es llamativa. Es por ello que necesitamos los datos y los hemos solicitado a la autoridad para analizarlos y difundir sus resultados.

Las metas de Atared son i) que los propios productores individualmente evalúen caso a caso lo que está ocurriendo por centro y área, corrigiendo su desempeño. Y, ii) que el Estado haga lo propio en un recurso de bien común como es el medio acuático.

La oferta abierta al Sr. Palma y a las empresas de lavado in situ es que intercambiemos datos para hacer nuevos análisis, con metodologías previamente sancionadas. Con diálogo transparente podremos avanzar en pos del bienestar de todos los actores, peces incluidos”.