(Diario Financiero) Primero fue la larga batalla por si la autoridad podía o no revelar el uso de antibióticos de manera detallada en la industria del salmón, pero en estos últimos meses las empresas del sector brindaron algo así como un segundo round.

El escenario fue el mismo: el Consejo para la Transparencia. ¿El motivo? Tras la mortalidad masiva de salmones ocurrida a comienzos de año derivado de un florecimiento de algas nocivas, se elevó una solicitud al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) para que entregara detalle de la mortandad por región, empresa y centro de cultivo.

A fines de abril, el servicio envió una serie de cartas a las productoras involucradas para saber si harían uso de su derecho a oponerse a la entrega de los datos.

De este modo, Salmones Austral, Multiexport y Los Fiordos se opusieron a la entrega, porque afectaba a sus derechos comerciales. Luego se sumaron a esta oposición Camanchaca, AquaChile, Australis Mar, Marine Harvest y Cermaq, entre otras. Así Sernapesca negó esos datos, lo que fue reclamado ante el Consejo para la Transparencia.

Las tres claves de la defensa de las salmonicultoras fue que esto las podía afectar en temas como los seguros -revelando información de la «salud» de la garantía-, créditos -provocando cambios en las calificaciones de riesgo- y en materia de costo exterior.

En su análisis, el Consejo hizo ver que la información que se solicitaba era pública dado que respondía a las obligaciones de un programa sanitario específico, y además no reviste la característica de sensible, porque no revela información estratégica de producción y de comercio alguna, sino que fue a raíz de un evento puntual.

Además, recalcó que las empresas no han aportado antecedentes que permitieran ver cómo esto podría afectar sus intereses económicos y comerciales.

Aunque se podría haber dado una disputa larga, a través de tribunales, esta vez, tras la resolución desfavorable, las compañías optaron por no reclamar de ilegalidad.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en Diario Financiero.