Piscicultura "Río Petrohué" de Camanchaca (Foto de contexto. Fuente: Editec)
Piscicultura “Río Petrohué” de Camanchaca (Foto de contexto. Fuente: Editec)

Camanchaca logra cuarta estrella en certificación BAP

Esta estrella se suma a las otras tres que alcanzó en 2012, cuando se convirtió en la primera salmonicultora del mundo en recibir este reconocimiento.

Tras ser afectada gravemente por la erupción del volcán Calbuco en abril de 2015 y reconstruida en poco más de un año, la piscicultura Río Petrohué de Salmones Camanchaca, ubicada en la Región de Los Lagos, logró un hito relevante al informar que sus instalaciones recibieron la cuarta estrella de la certificación BAP (Best Aquaculture Practices), provista por la Global Aquaculture Alliance (GAA), la que permite garantizar a los consumidores, supermercados y operadores de food service, que los productos que la empresa vende se obtienen y procesan conforme con las mejores prácticas acuícolas de la industria.

Con la obtención de esta estrella, Camanchaca consiguió certificar toda su cadena de valor –piscicultura, centros de engorda, proveedores de alimento para salmones y plantas de proceso- bajo los estándares de este programa voluntario que mide y evalúa la responsabilidad social y medioambiental, bienestar animal, inocuidad alimentaria y trazabilidad de los productos. Además es un modelo muy cotizado en los mercados internacionales, ya que da seguridad que es un producto seguro para el consumo humano.

Al respecto, el gerente de la División Salmones de Camanchaca, Jorge Fernández, manifestó su satisfacción por la certificación que, de acuerdo con sus palabras, “permite garantizar que la producción de esta piscicultura se realiza de forma social y medioambientalmente responsable. Es un gran paso para la empresa, sobre todo después de todo lo que vivió esta piscicultura, que fue destruida por la erupción del volcán Calbuco”, enfatizó.

En 2012, Salmones Camanchaca recibió tres estrellas de esta certificación, convirtiéndose en la primera empresa del mundo de este rubro en alcanzar este hito.

Por otro lado, Jorge Fernández destacó que actualmente la piscicultura Petrohué –que tiene una capacidad de producción de 14 millones de smolt/año– está preparada para resistir un evento natural como el de abril de 2015, ya que la resistencia al peso de cenizas o nevazones se ha multiplicado entre 2,5 y 4 veces, dependiendo del sector.

También le puede interesar >> [FOTOS] La resiliencia de Camanchaca

Temas Asociados