Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Fuente: Subpesca
Fuente: Subpesca

Capacitan a 1.389 trabajadores y ex trabajadores de la industria pesquera

Inversión a través del Fondo de Administración Pesquero destinó $1.100 millones para “Programa de Acciones de Capacitación”. Beneficiarios de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Coquimbo, Biobío y Aysén este año se especializaron en uno de los 80 cursos de capacitación laboral.

Con la finalidad de fortalecer las habilidades, aptitudes y conocimientos de trabajadores y ex trabajadores de la industria pesquera de las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Coquimbo, Biobío y Aysén hacia una mayor empleabilidad, la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) desarrolló el “Programa de Acciones de Capacitación 2016”.

Iniciativa cuenta con una inversión total de $1.100 millones, que permitió este año beneficiar a patrones de pesca, pilotos, motoristas, tripulantes y trabajadores de plantas de procesamiento a través de una de las 80 alternativas de capacitación laboral que considera el programa.

Raúl Súnico, subsecretario de Pesca y Acuicultura, destacó que este año el programa perteneciente al Fondo de Administración Pesquero entregó un total 1.389 cupos a trabajadores y ex trabajadores de la industria pesquera. “Oportunidad que les da la posibilidad no solo de capacitarse en nuevas actividades, también de emprender de forma independiente y así acceder a una mejor calidad de vida para ellos y sus familias”.

Crecer y emprender

Ruth Machuca, oriunda de Coronel, fue una de las beneficiarias de los cursos de especialización entregados por la Subpesca en la Región del Biobío. “Con dos de mis tres hijos en la universidad ahora puedo decir que estoy forjando mi propio futuro. La experiencia de volver a estudiar me ha dado mayor tranquilidad como jefa de hogar y mejores herramientas para salir adelante”.

Para Helga Maldonado de Talcahuano, postular y ser parte de los cursos de corte y confección –dice- le vino “como anillo al dedo”, ya que “tenía conocimientos en temas de costura, pero poder contar con equipamiento para abrir mi taller fue algo que jamás me imaginé a mis 50 años. Me siento muy afortunada y entusiasmada por seguir creciendo, ahora de manera más profesional gracias al FAP”.

Temas Asociados