(La Prensa Austral) “Lo primero que quiero decir al respecto es que coincidimos plenamente con lo planteado por los diputados. Lo que señalan, y eso lo compartimos, es que se quiere que la nuestra sea una actividad sustentable”. Así demostró su parecer el gerente general de Nova Austral, Nicos Nicolaides, al ser consultado por los dichos de los congresistas, Gabriel Boric y Juan Morano, quienes manifestaron su preocupación tras las mortalidades de peces de esta salmonicultora, como de Australis, que se produjeron las últimas semanas en el Golfo de Penas.

“Aquí es importante decir que en nuestro caso, el 100% de la actividad es ésta. No tenemos nada en alguna otra parte del mundo y no tenemos cómo tomar nuestra fábrica y llevarla a otro lado. Por lo mismo, estamos haciendo inversiones importantes en la zona, porque creemos que el negocio de verdad se puede hacer sustentable. Desde ese punto de vista, nos alegra ver la posición de cautela de parte de la autoridad, tanto del diputado Gabriel Boric como de otras”, expuso.

En tal contexto, Nicolaides consideró válida la propuesta de moratoria, expuesta por Boric. “Encuentro que tiene toda la razón y suena curioso que alguien de la industria, a la cual se quiere poner más regulación, esté de acuerdo. Pero si somos realistas, a nosotros no nos sirve crecer, reventar y morirnos, sino permanecer en el tiempo. Y la única forma de hacerlo es como él plantea, es decir ordenando y que se crezca sólo cuando exista un respaldo científico y la capacidad en un área para hacerlo de forma sustentable”, dijo.

Asociación de salmonicultores

En tanto, desde su cargo como vicepresidente de la Asociación Salmonicultores de Magallanes, Oscar Garay, sostuvo que “a diferencia de lo que creen los diputados, la nuestra es una actividad absolutamente sustentable y especialmente en Magallanes en donde se redujeron drásticamente las áreas aptas para la acuicultura que el mismo Estado chileno había otorgado en 1994 a sólo un 20% del área original”.

El consultor acuícola recalcó que en la Región de Magallanes, las áreas son muy acotadas, existiendo algo más de 100 concesiones, en comparación con las más de 500 de la Región de los Ríos y las más de 600 de la Región de Aysén. “Y las solicitudes en trámite que podrán convertirse en una concesión no deberían superar las 50 ó 60. Aquí en Magallanes ya hubo moratoria entre los años 2008 al 2010 y un proceso de zonificación único en el país. Además ya se cerró hace un par de meses la región al ingreso de nuevas solicitudes, por lo que los supuestos riesgos de ‘expansión descontrolada’ no existen. Y nosotros somos los más interesados en que el crecimiento sea sustentable, ya que de no ser así seremos los principales perjudicados”.

Microalgas

En otro punto, Nicolaides, también se refirió al caso particular que afectó en el Golfo de Penas al transporte de peces desde Puerto Montt hasta los centros de Nova Austral al sur de Punta Arenas y que no guardaría relación alguna con cualquier tipo de actividad humana. “Esta no tiene concordancia con la aparición de las microalgas. Estas últimas aparecen por efectos de la naturaleza. Es decir, no tiene nada que ver su presencia con nuestra actividad”.

El ejecutivo añadió que como empresa están conscientes de los riesgos que tiene navegar desde Puerto Montt con peces. Por eso, dice, las empresas están insistiendo con sus dueños en la necesidad de construir pisciculturas en Magallanes. No obstante “eso requiere inversiones que son importantes, de modo que si bien es el deseo de muchas compañías que operan, es algo que requiere cierto tiempo”, puntualizó.