Esta publicidad se cerrará en segundos Cerrar
Camarón ecuatoriano (Foto gentileza: MAGAP)
Camarón ecuatoriano (Foto gentileza: MAGAP)

Brasil: Productores buscan evitar que camarón ecuatoriano ingrese al país

Aseguran que, a pesar de la merma productiva que ha generado el Virus del Síndrome de la Mancha Blanca (WSSV, por sus siglas en inglés), tienen la capacidad de abastecer a todo el mercado interno.

Con el objetivo de impedir que el camarón ecuatoriano acceda al mercado brasileño, acuicultores del nordeste del gigante latinoamericano han intensificado su presión y se encuentran movilizando a las bancadas de sus Estados en el Congreso. Subrayan que en caso de no resolverse la situación, acudirían a los tribunales de justicia.

Es que en noviembre de 2016 y a pedido de la Asociación Brasileña de Bares y Restaurantes (Abrasel), las importaciones de camarón ecuatoriano “sin cabeza, pelados y congelados” fueron puestos en libertad por el Ministerio de Agricultura. El argumento de los restaurantes es que la explosión de la enfermedad de la “mancha blanca”, que no provoca riesgos para la salud humana pero sí es mortal para los camarones, contrajo la oferta interna y el aumento de los precios del crustáceo alcanzó cerca del 50% en el comercio minorista y 20% en el food service.

Como consecuencia de dicha patología, la producción de camarones de Brasil cayó 21% en 2016 hasta las 60.000 toneladas. “El stock de los grandes restaurantes se acabó en febrero, y muchos restaurantes importarán directamente desde Ecuador”, sostuvo a Valor Económico el presidente de la Abrasel, Paulo Solmucci Junior.

Sin embargo, hasta ahora ninguna carga de camarones de Ecuador ha ingresado a Brasil, puesto que aún está en trámite el etiquetado de estos por parte de la autoridad.

Riesgos de contagio

La Asociación Brasileña de Criadores de Camarón (ABCC) argumenta que en Ecuador, el mayor productor de este crustáceo en América Latina, existen diez tipos de enfermedades registradas en la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), siete de las cuales nunca han sido identificadas en Brasil. Y, asegura el gremio, se pueden presentar riesgos de contagio para la producción local, concentrada en los Estados de Ceará y Rio Grande do Norte.

“Históricamente, Brasil nunca ha importado camarón. No tenemos ninguna supervisión o control de fronteras, entonces es muy arriesgado y nuestro mayor temor es el contagio de nuevas enfermedades”, enfatizó el presidente de la ABCC, Itamar Rocha, asegurando que con la puesta en marcha de nuevas unidades de cultivo tienen la capacidad de abastecer al mercado interno, “pero desafortunadamente ha vuelto a ponerse sobre la mesa la posibilidad de importar el producto”.

En las últimas semanas, detalló Valor Económico, Itamar Rocha y la junta del gremio camaronicultor se reunieron con el ministro de Agricultura, Blairo Maggi; con el presidente del Senado, Eunício Oliveira (PMDB-CE); con legisladores por el nordeste del país; con el asesor del Presidente de la República, Sandro Mabel; y con técnicos del Ministerio de Desarrollo, Industria, Comercio y Servicios (MDIC), cartera a la que recientemente se trasladó la Secretaría Especial de Pesca.

Según Rocha, mientras Ecuador tiene alrededor de 220.000 hectáreas para el cultivo de camarón, Brasil posee 25.000. En este sentido, reitera que “cualquier importación de camarón ecuatoriano impactaría a los productores locales”.

Toda la cadena camaronicultora brasileña factura cada año cerca de $2.000 millones de reales (US$637 millones al tipo de cambio actual).

Temas Asociados