Su “total rechazo” expresaron dirigentes de la pesca artesanal de la región del Biobío a la posibilidad de que se instalen salmonicultoras en la costa local. Esto, luego de conocer que consejeros regionales (cores) estuvieron en la región de Los Lagos reunidos con sus pares, con miticultores y con la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) y después que, hace un tiempo, se aprobó crear una política pública ante la abundancia de peticiones de autorizaciones para cultivar salmónidos en localidades de Concepción, Arauco, Ñuble, entre otras.

[Conapach rechaza llegada de salmonicultoras al Biobío]

Sara Garrido, en su calidad de miembro de la Comisión Regional de Uso del Borde Costero (CRUBC), instancia que debe evaluar la tramitación de los proyectos, dijo que esperan que los consejeros hayan conversado también con organizaciones de pescadores artesanales de Los Lagos. “Confiamos en que escucharán la experiencia de las mujeres y hombres de mar porque tienen bases para entender porqué en esa región se terminó con las autorizaciones para cultivos y relocalizaciones de salmonicultoras. Por eso se fueron a Aysén y debido a ello están mirando al Biobío ahora. Las salmonicultoras ocuparían las millas 1, 2 y 3, donde precisamente tiene cabida el sector artesanal y les decimos que acá no permitiremos que se instalen”, enfatizó la dirigente.

Sara Garrido, en su calidad de también directora nacional de la Conapach e integrante de la directiva de la Federación Regional de Pescadores Artesanales (Fedepes Biobío), sostuvo que “no estamos en contra de la acuicultura de pequeña escala, que eso quede asentado, es todo lo contrario. Reitero, de pequeña escala y que se haga con especies nativas. No traigan salmones, tilapias u otras especies introducidas, que por sí solas y a través de sus alimentos, medicamentos y fecas, dañan gravemente las endémicas de nuestro mar”.

Agregó que el rechazo a la salmonicultura es de las comunidades de Coronel, Lota, provincia de Arauco, aledañas a la bahía de Concepción, Cobquecura, entre otras, “tanto por el daño que provoca a la pesca artesanal, al ambiente, como al turismo. Vamos a estar siempre en contra y nos preparamos a batallar porque la normativa ambiental en Chile es demasiado permisiva”, apuntó.

Respecto del viaje de los cores, reiteró que es deseable que hayan escuchado a la pesca artesanal de la zona e informó que para fines de este mes tanto ella como el presidente de la Fedepes, Rosendo Arroyo, están invitados por organizaciones de pescadores de Los Lagos a conocer su experiencia para recoger antecedentes del impacto de la salmonicultura sobre pequeñas organizaciones de artesanales.

En esa línea, la dirigente sostuvo que es “ahora el momento de preocuparse de la temática” y formuló un llamado a los alcaldes de las comunas costeras a rechazar las solicitudes, puesto que ellos -según dijo- participan con derecho a voz y voto en la CRUBC.

Finalmente, sobre el quehacer de los cores, manifestó que los invitaron a trabajar con la pesca artesanal del Biobío, “a escucharnos y a dar cabida a nuestros análisis al momento de elaborar un marco para la acuicultura, y también a entender que votamos por ellos confiando en que irán tras el desarrollo, pero sin sacrificar la región”.