La empresa GHT y el Corfo-UC se encuentran trabajando en un proyecto que busca investigar, diseñar y construir una máquina cosechadora frontal de alga gracilaria para el mercado chileno, el cual cuenta con proceso de poca actualización si se compara con mercados similares de países desarrollados como Estados Unidos o Noruega, donde se han fabricado tecnologías de extracción de algas basados en sistemas de cortado y succión, especialmente diseñados para su funcionamiento en el mar.

Cosechadora de algas3

La cosecha actual de gracilaria se realiza artesanalmente mediante buzos que se sumergen con mangueras y se amarran mallas (chinguillos) al cuello, las cuales llenan con algas. Los buzos ascienden una vez que la malla está llena y descienden cada 10 minutos. Dado el impacto en la salud, las jornadas laborales de los buzos son de máximo cuatro horas diarias, lo que afecta severamente la productividad de estos cultivos.

A su vez, el repoblamiento de algas se realiza igualmente mediante buzos. No hay en el mercado sistemas o maquinarias disponibles para mejorar la gestión del cultivo, por lo que la construcción de una máquina para la cosecha de algas permitiría mejorar los cultivos y expandir su producción.

Cosechadora de algas

Por lo anterior, sostiene Madeleine Valderrama de GHT, “la ejecución de este proyecto significaría avances en innovación y eficiencia relevantes para la industria, que se traduciría en los siguientes beneficios: mayores márgenes de ganancia para el rubro debido a la optimización de los procesos de cosecha y repoblamiento de algas, mejorando tiempos invertidos en su desarrollo; disminución considerablemente de la probabilidad que los buzos sufrieran accidentes laborales; y continuidad en la operación”.

Para más información contáctese con Madeleine Valderrama escribiendo al correo electrónico madeleine@ght.cl

Cosechadora 4