El compromiso de la autoridad marítima de revisar la contrapropuesta efectuada por la Federación de Oficiales de la Marina Mercante (Fesitrasur, Sitranav y el Sindicato de Naviera Ulloa), y de trabajar con sindicatos y federaciones antes de emitir dictámenes destinados a los trabajadores embarcados, tras una reunión sostenida con dirigentes de la oficialidad y tripulantes, son las razones que llevaron a los hombres de mar a deponer las movilizaciones anunciadas por la obligatoriedad de realizar diversos cursos.

Javier Andrade, presidente de la Fesitrasur, destacó la “buena comunicación y disposición” alcanzada con el gobernador marítimo de Puerto Montt, capitán de navío LT Carlos Fredes, y con el subdirector de Intereses Marítimos y Medio Ambiente Acuático (Dirinmar), capitán de navío LT Felipe Gracia, quienes asumieron el compromiso en nombre de la autoridad marítima.

Andrade relató que la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar) efectuó una propuesta luego de que los marinos mercantes anunciaran estar en “estado de alerta” y movilizaciones para el próximo domingo 21 de mayo, producto de los cursos que obligatoriamente debían realizar antes del 1 de julio.

Esta propuesta ampliaba el plazo hasta el 1 de diciembre de 2017, descartaba tres cursos y solo hacía exigibles los cursos “OMI 1.38 Sensibilización con respecto al medio marino”, “OMI 1.39 Liderazgo y trabajo en equipo”, “OMI 1.22 Simulador de maniobra y trabajo de equipo en el puente” y “OMI 2.07 Simulador de la cámara de máquina”. Mientras que el curso “OMI 1.10 Cargas peligrosas, potencialmente peligrosas y perjudiciales” solo será obligatorio en las naves que transportan este tipo de cargas.

La respuesta entregada por la Fesitrasur solicita el aplazamiento de las exigencias hasta el 1 de diciembre de 2018 y están de acuerdo con realizar el “OMI 1.38 sobre Sensibilización con el medio marino”, y que los cursos “Liderazgo y trabajo en equipo” y “Simulador de maniobra y trabajo en equipo en el puente” sean aplicables solo a naves de más de 2.000 toneladas de arqueo bruto (AB). También concuerdan en que el “OMI 1.10 sobre cargas peligrosas” lo lleven a cabo las tripulaciones de naves que transportan esa carga.

En esa línea, Andrade reiteró la “buena disposición” de las autoridades a dialogar y alcanzar acuerdos, por lo que de inmediato descartaron efectuar las movilizaciones que habían anunciado para el 21 de mayo. “Esperamos que las conversaciones lleguen a buen término. Van a analizar nuestra contrapropuesta y volveremos a reunirnos, además que se comprometieron a trabajar en conjunto y a conversar antes de emitir dictámenes que involucren a personal embarcado”, concluyó el dirigente de los oficiales mercantes.