La Alianza Global de la Acuicultura (GAA, por sus siglas en inglés) y la Organización Internacional de Ingredientes Marinos (IFFO, por sus siglas en inglés) han unido fuerzas y fondos en un proyecto para mejorar la comprensión de las pesquerías del Sudeste Asiático que suministran materia prima para la producción de harina de pescado.

El estudio examinará esta materia desde la perspectiva de la sustentabilidad social, económica y ambiental con el objetivo de identificar dónde se pueden priorizar las mejoras y orientarlas para permitir un suministro cada vez más responsable de harina de pescado. Esto apoyará el cambio en la gestión pesquera en la región, impulsando la adopción de la certificación en la cadena de suministro, lo que en última instancia apoyará el desarrollo de las mejores prácticas en acuicultura.

Para ello, se invitará a participar a una variedad de interesados pertinentes y críticos, desde organizaciones no gubernamentales (ONGs) a gobiernos, desde empresas de alimentos balanceados hasta formuladores de estándares. Duncan Leadbitter (Fish Matter Pty) ha sido contratado para dirigir el proyecto en nombre de las dos organizaciones. El proyecto comenzará en julio de 2017 y se espera que tenga una duración de 18 meses.

“Aunque el suministro de materias primas para la producción de harina de pescado a nivel mundial proviene principalmente de subproductos y pesquerías bien gestionadas, reconocemos que existen algunos desafíos ambientales y sociales con el abastecimiento de materias primas en el Sudeste Asiático. A medida que aumenta la demanda de harina de pescado producida responsablemente en esta región, IFFO da la bienvenida a la oportunidad de trabajar con GAA para abordar dónde se encuentran las limitaciones a la producción responsable y examinar cómo se pueden abordar para promover el cambio en la región”, explicó el director general de la IFFO, Andrew Mallison.

Las pesquerías del Sudeste Asiático proporcionan un gran volumen de materia prima para la producción de harina de pescado y aceite de pescado, que es un ingrediente primario suministrado a los mercados de alimentos balanceados acuáticos de la región para la fabricación de alimentos balanceados para el cultivo de especies hidrobiológicas.

En esa línea, los usuarios finales de la acuicultura reconocen cada vez más la necesidad de garantizar que el pescado se produzca de manera responsable. La elaboración de estándares de certificación para la acuicultura y los alimentos balanceados acuáticos ha puesto un énfasis adicional en la importancia de abastecerse de ingredientes de alimentos balanceados producidos de manera responsable.

Si las instalaciones de acuicultura deben satisfacer las demandas del mercado, entonces es necesario realizar mejoras en esta región para llenar la brecha entre los insumos y la demanda de alimentos balanceados para peces disponibles y certificables, sostienen de la IFFO, detallando que el esfuerzo se centrará en Tailandia y Vietnam dada su importancia en la fabricación y el suministro de harina de pescado y aceite de pescado. Se establecerá una base de conocimientos que abarcará temas, interesados y datos relativos a la sustentabilidad económica, ambiental y social a través de la cadena de suministro, permitiendo la identificación de prioridades y recomendaciones para futuros trabajos.

“Es fundamental entender mejor dónde enfocar los esfuerzos de mejora y cómo apoyar mejor a la región para satisfacer la creciente demanda de harina de pescado; tanto el bienestar de las pesquerías como de las comunidades asociadas, así como el desarrollo de una acuicultura responsable para satisfacer la demanda mundial. Esto se basa en suministros verdaderamente sostenibles y es la yuxtaposición entre especies silvestres y cultivadas”, comentó la directora de compromiso estratégico de la GAA, Melanie Siggs.

La vulnerabilidad y el nivel de riesgo asociado con los recursos de cultivo y silvestres en la región se reducirán con el tiempo a medida que la información adicional se transforme en un proceso que facilite el cambio. Esta será la primera fase de trabajo para construir una base de datos para otros proyectos. Es probable que el progreso ocurra continuamente a medida que se proporciona la información, concluyen desde la IFFO.