A través de un comunicado, el Ministerio de Comercio, Industria y Pesquerías de Noruega confirmó el establecimiento de un nuevo régimen de crecimiento salmonicultor, basándose en la prevalencia de piojos en los centros de cultivo de siete de las trece regiones productoras del país.

Dicho plan, de acuerdo con lo argumentado por la cartera de Estado, surgió después de considerar un informe científico en el que se detalla no solo el riesgo que reviste el parásito para los peces de cultivo, sino también su posible propagación hacia los ejemplares silvestres.

“Seis de las siete regiones que pudieran incrementar su producción en 6% este año están situadas en el norte del país. Por su lado, de las ubicadas en el sur y centro, solo una podría ver aumentadas sus cosechas; mientras que el resto tendría que mantener los niveles actuales”, explicaron desde Pesquerías de dicho ministerio, departamento que es encabezado por el ministro Per Sandberg (la titular de Comercio e Industria es Monica Mæland), quien precisó que la decisión final de esta normativa será dada a conocer durante el próximo otoño (boreal).

Tras enterarse de la información gubernamental, la Federación Noruega de Productos del Mar pronosticó que la producción de salmón de cultivo podría aumentar en 1,5% en los años 2018 y 2019.

En declaraciones a Reuters, el jefe de Acuicultura de la Federación, Jon Arne Groettum, sostuvo que el “potencial es de un crecimiento anual del 3%, y si la mitad de las regiones no pueden crecer, terminaremos en un 1,5%”.

Para Groettum, eso implica que las condiciones de crecimiento en el mar, como la temperatura y el clima, “serán más importantes que la conclusión preliminar del Gobierno”.

Otras regulaciones

Cabe recordar que a principios de marzo de este año, el mismo ministerio publicó una declaración (en noruego) donde estableció un nuevo sistema para controlar los piojos de mar en los centros de cultivo de salmón durante la crítica temporada de primavera (boreal) de seis semanas.

Entre los puntos más importantes, la normativa considera que la prevalencia máxima será de 0,2 piojos hembras por pez, que los productores deberán controlar tomando muestras de todas las jaulas.

En la oportunidad, la cartera de Estado subrayó que “ya no habrá una campaña conjunta obligatoria en primavera para eliminar los piojos”.

Para más detalles vea >> Noruega anuncia nuevas regulaciones para combatir el piojo del salmón