Silencioso, pero decidido, ha sido el trabajo que ha venido desarrollando la compañía chilena Kran con el objetivo de ofrecer a la industria acuícola una innovadora tecnología que, entre otros beneficios, permitiría a las pisciculturas ahorrar hasta un 40% de oxígeno mensual o aumentar la vida útil de los pescados de exportación en más de siete días adicionales y, lo mejor, que todo es sin mediar químicos u otros aditivos.

Se trata de un equipo que –por medio de sistemas hidráulicos– permite generar burbujas de diferentes gases de menos de una micra de tamaño (ultra finas) y cuyos beneficios ya han sido comprobados en países líderes en la materia, como Japón. Tanto así, que recientemente Kran fue invitado a participar de la exclusiva Asociación Internacional de Burbujas Finas (FBIA, por sus siglas en inglés) convirtiéndose, de esta forma, en los únicos hispanoparlantes dentro de una organización donde también participan gigantes como KYOCERA Corporation, Mitsubishi Electric Corporation, Panasonic Corporation AIS Company o Sharp Corporation, entre otros.

«Esta nueva tecnología es como pasar del fax al E-mail, ya que tiene un gran número de beneficios y usos pero, de igual forma, hemos querido ir avanzando lento y validando los resultados con entidades independientes y reconocidas del país», dice Jaime de la Cruz, el gerente general de DLC, la misma compañía que, por ejemplo, hace poco lanzó su primer gel refrigerante 100% biodegradable y compostable.

Ahorros en agua dulce

Dependiendo del tamaño de una piscicultura, estas pueden gastar entre $5-20 millones mensuales solo en oxígeno. «Está comprobado que las burbujas más pequeñas son mucho más eficientes en la transferencia del oxígeno al agua. La superficie de contacto entre las burbujas y el medio es muy superior, por ejemplo una burbuja de una micra tiene un area de contacto 10.000 veces superior en solo un milimetro cúbico que una burbuja normal de un milimetro», dice el ejecutivo de Kran, Ing. Lucas Maglio, agregando que el menor tamaño de las partículas también permiten que la velocidad de ascenso sea muy baja, permaneciendo mucho más tiempo en la columna de agua.

Por esa razon, la tasa de residencia del oxígeno en el agua es muy grande, lo que hace más eficiente el uso del oxígeno. Esta propiedad genera, además, que sea uno de los mecanismos más utilizados hoy en Japón y otros países para la recuperacion de fondos marinos contaminados. Es así como Kran dentro de su plan de acción prevé la implementacion de esta técnica proximamente.

Kran

Maglio resalta que, en pruebas realizadas en pisciculturas en Asia y teniendo en cuenta los anteriores antecedentes, se comprobaron ahorros de hasta un 40% en el uso de oxígeno. Sin embargo, eso no es todo. «Nuestro socio en Japón ha implementado esta tecnología en varias pisciculturas. Un caso particular es la piscicultura de peces planos en la isla de Cheju (Corea) donde no solo logró ahorro del 30% de oxígeno sino que además bajó la tasa de mortalidad. Las burbujas ultra finas poseen una carga eléctrica muy alta y eso las asocia a microorganismos presentes en el agua, que luego eliminan por liberacion de radicales libres a una escala muy pequeña. Por otro lado, aumentaron las tasas de crecimiento, y mejoró sustancialmente la calidad de agua en los efluentes. En definitiva, crean un medio más inocuo para los peces», asegura Maglio.

Si bien hoy la empresa está validando sus tecnologías y resultados en pisciculturas chilenas y plantas de proceso, ya se encuentran próximos a iniciar su modelo de negocios que consiste en el arriendo de los equipos generadores de burbujas ultra finas y que se pueden conectar a los sistemas de oxigenación mediante simples bypass o en forma directa a los estanques.

Más vida útil

Adicionalmente, en Kran están realizando pruebas en diversas plantas de procesamiento de salmónidos de forma de lograr desinfecciones más efectivas e inocuas. “Desde hace varios años que la industria pesquera de Japón, donde el consumo per cápita anual de productos del mar es mayor a 60 kilos, está utilizando agua con burbujas ultra finas de nitrógeno para almacenar los pescados, lo que les permite retardar la oxidación y aumentar la vida útil de los productos en hasta siete días», aduce Maglio, agregando que estos sistemas podrían ser muy útiles para las exportaciones chilenas de, por ejemplo, Brasil, donde las presentaciones en formato fresco no han podido penetrar otros grandes mercados de ese país por la corta vida útil que tiene el pescado.

Además, en la innovadora compañía chilena están comprobando la aplicación de agua con burbujas ultra finas de ozono de forma de eliminar cualquier tipo de contaminación del pescado de cultivo. «Al ser tan pequeñas, las nano burbujas se pueden meter a nivel de los tejidos del pescado logrando bajar considerablemente la carga microbiológica del producto. Ademas, el agua saturada con burbujas ultra finas es un medio ideal para la limpieza industrial. En las pruebas que hemos realizado hemos logrado resultados mucho mejores que otros productos que se están usando actualmente en la industria, con el beneficio anexo de aliviar la carga de tabajo en el tratamiento de riles (residuos industriales líquidos)», explica Maglio.

Kran ofrecerá a pisciculturas o plantas de proceso el arriendo de equipos que van desde los 6 lt/min hasta los 1.500 lt/min, «mientras tanto seguimos comprobando sus beneficios en otros puntos de la cadena productiva del salmón», finaliza Jaime de La Cruz.

Mayores informaciones sobre Kran o sus productos en www.kran-spa.cl