(La Prensa Austral) El pasado fin de semana, el vicepresidente de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, Oscar Garay, abordó con La Prensa Austral la demora con que el Estado -a través de sus gobernantes- ha llevado adelante el proceso de ordenamiento territorial del sector, siendo la relocalización de concesiones acuícolas un punto pendiente desde hace siete años en las regiones de Los Lagos, de Aysén y de Magallanes y la Antártica Chilena.

De ahí que formulara una crítica franca y directa a lo que consideró una mayoritaria inacción no solo gubernamental a la hora de “hacer carne” las problemáticas de la salmonicultura regional, sino también de los propios legisladores de Magallanes, exceptuando de esta lejanía eso sí, al diputado Gabriel Boric Font.

Conforme a lo descrito y con miras a conocer su postura en esta materia, se buscó establecer contacto con los otros tres congresistas de la zona, siendo el primer intento con la senadora Carolina Goic Boroevic, lo que resultó infructuoso, pese a que se le hizo llegar la inquietud. Por el contrario, sí accedieron a responder el senador Carlos Bianchi Chelech y el diputado Juan Morano Cornejo.

Bianchi: “No me representa”

El primero de ellos, Bianchi, opinó que derechamente no recoge las críticas formuladas por los salmonicultores, toda vez que tras haber integrado durante ocho años la Comisión de Pesca, tiene un conocimiento general de la industria. “Lo que dicen es algo poco amigable y no me representa. Es cosa de indicar que estuve muy involucrado en todo lo relativo a temas de salmonicultura y pesca, como también en lo que tiene que ver con el cultivo de choritos, la misma ley de pesca que voté en contra y además me hice parte de la preocupación que hubo en cuanto a la fragilidad que tiene la industria del salmón y su situación con las aguas interiores dentro de los parques”.

Por lo tanto, lejos de tomar la observación, el legislador replicó diciendo que: “yo de ellos, estaría preocupado. Hemos conocido de una actividad que ha contaminado y producido un enorme daño, abusando de la forma en que se llevaron adelante los cultivos de salmones y uno tiene que entender que si bien tienen una contribución importante a la economía, amerita que se vea en paralelo todo el tema medioambiental, que es extremadamente complejo. En esto, tengo el mayor de los ánimos siempre, cuando se me invite, de conocer más detalles. Pero insisto, lamento el que hagan una crítica tan ácida y se refieran de esa manera a quienes estamos ejerciendo un cargo público-político. Es inaceptable”.

Morano: “Conozco el tema”

Por su parte, el diputado Juan Morano refutó la crítica salmonicultora de forma inmediata y defendió su conocimiento en estas materias. “Soy presidente de la Comisión de Pesca, esto significa que mis pares me eligieron porque conozco el tema”, dijo junto con agregar que ha sostenido ya diversas reuniones con los salmonicultores de Magallanes desde antes incluso de iniciar su gestión como diputado, lo que sin embargo no implica que comparta las aprensiones de las empresas.

Añadió en tal contexto, que a nivel nacional hay empresarios y políticos que se han visto involucrados en hechos “alejados de las prácticas honestas que requieren ambos bloques. Por lo tanto en esto, prefiero estar al margen de mantener relaciones con las empresas. Recibo toda la información que me hacen llegar y por supuesto que evalúo en conciencia cada tema, pero eso no me hace cercano a ellos. Los temas de la acuicultura son muy delicados y están muy en el tapete de la duda y la desconfianza de la comunidad nacional”, observó.

Enfatizó finalmente que durante su gestión ha sido muy activo en exigir que las salmonicultoras salgan de los parques nacionales, específicamente de las aguas que corresponden al borde costero de estos y de las áreas silvestres protegidas. “Sé que eso no le gusta pero eso es su problema, yo voy a hacer cumplir la ley. Si esta dice que no deben estar, tienen que irse. Ahora, dónde se van a relocalizar, eso lo resuelven las entidades gubernamentales de Pesca y Acuicultura”, concluyó.

Presione aquí para leer la nota desde su fuente original en La Prensa Austral.