Las Mejores Prácticas en Acuicultura (BAP, por sus siglas en inglés) es uno de los programas de certificación de terceros, y actualmente el único de certificación específico para productos del mar, que Walmart aprobó para monitorear el cumplimiento social de sus proveedores.

Ocurre que el retailer más grande del mundo está pasando a un enfoque de auditoría de terceros para monitorear el cumplimiento social de las instalaciones de sus proveedores, reemplazando el requisito de sus propias auditorías de Suministro Responsable. En su lugar, los proveedores de Walmart deberán presentar un informe de auditoría válido de un programa de certificación de terceros aprobado y, de acuerdo con lo asegurado desde la Alianza Global de la Acuicultura (GAA, por sus siglas inglés), que administra a BAP, este es uno de los programas de certificación con un componente social que cumple con las expectativas de los retailers para la dignidad y seguridad de los trabajadores.

“Apreciamos la confianza que Walmart tiene con los elementos de protección de los trabajadores en las instalaciones certificadas por BAP, y seguiremos avanzando con nuestros organismos de certificación y auditores para estar a la altura de las expectativas de Walmart y de nosotros mismos”, aseguró el director ejecutivo de la GAA, Wally Stevens.

En un aviso a sus proveedores emitido el viernes 30 de junio de este año, Walmart anunció que está simplificando su programa de Suministro Responsable para concentrar sus recursos en áreas que hacen una mayor diferencia para los trabajadores en la cadena de suministro, recalcando su compromiso de prevenir el trabajo forzoso y las condiciones laborales inseguras.

“La responsabilidad social es un pilar fundamental de la acuicultura sustentable, y nos enorgullecemos de ser reconocidos en el ámbito de la certificación de productos del mar para desarrollar estándares creíbles e integrales”, subrayó el presidente de la GAA, George Chamberlain, añadiendo que las plantas procesadoras de productos del mar, pisciculturas, los centros de cultivo y las fábricas de alimentos para acuicultura certificadas por BAP -de las cuales hay casi 1.800 en todo el mundo– “deben garantizar un entorno de trabajo seguro y saludable”.

Las normas BAP también abordan los salarios y otros términos de empleo, así como el uso del trabajo forzado y el trabajo infantil. Además, la GAA está a punto de lanzar módulos de capacitación sobre responsabilidad social a través de su plataforma de aprendizaje en línea. La organización trabajó con la autoridad de derechos laborales Birgitte Kough-Poulsen, miembro del Comité de Supervisión de Normas (SOC) de la GAA, para desarrollar los módulos de capacitación.