Toda estructura que está sumergida en el agua –dulce o salada- se ve expuesta a organismos que crecen y se incrustan en la superficie, formando una biopelícula que afectará su normal funcionamiento. Para remover estos elementos es necesario realizar mantenciones esporádicas y detener la producción con el consiguiente perjuicio económico. Los casos más habituales ocurren en los cascos de los barcos, las redes utilizadas en acuicultura y las cañerías que succionan agua para enfriar el proceso de las termoeléctricas.

Hoy la mayoría de los revestimientos antifouling disponibles en el mercado nacional (pinturas anti-incrustantes) trabajan con biocidas en base a cobre para evitar que se adhieran los microorganismos. Sin embargo, su vida útil es baja ya que al estar sumergido en agua se oxida rápidamente.

Fouling (Foto Cedenna)2

Tras varios años de investigación, científicos del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología (Cedenna) crearon un nuevo revestimiento antifouling en base a nanopartículas y cuyas propiedades permiten disminuir la carga de contaminantes metálicos, utilizando una menor cantidad de revestimiento, y obteniendo un mayor tiempo de acción efectiva.

El énfasis de esta innovación tecnológica está orientada a desarrollar un recubrimiento en base a nanopartículas para el control del biofouling, que disminuya la liberación de materiales tóxicos en el medio ambiente y cuyas propiedades físico-químicas eviten o reduzcan la adhesión de los microrganismos a estructuras sumergidas en el agua.

Fouling (Foto Cedenna)

“A partir de los ensayos en prototipos, estamos en condiciones de garantizar que nuestro material puede llegar a duplicar la duración de los tradicionales revestimientos. Este descubrimiento es trascendental para la estructura de costos de una empresa, ya que actualmente las redes en la acuicultura deben ser sometidas a mantención cada siete meses y con nuestro producto podría alargarse a 14 meses”, explica la directora del Cedenna, Dora Altbir.

El revestimiento y sus características se mantienen en absoluta confidencialidad y ahora el Cedenna está en búsqueda de una alianza con una empresa de pinturas para hacer estudios en terreno y comenzar su producción.

Gracias al potencial aporte de la empresa, esta tecnología saldrá de los laboratorios y quedará disponible para el uso comercial.