Venta de trucha en supermercado japonés (Foto de contexto)
Venta de trucha en supermercado japonés (Foto de contexto)

Comercio acuícola-pesquero mundial aumentaría 7% este año y marcaría un nuevo récord

La industria se verá impulsada por la recuperación económica en importadores europeos clave y por los altos precios del salmón.

(Financial Times / Diario Financiero) El comercio global de productos provenientes de la pesca y la acuicultura tocaría un máximo histórico este año, ayudado por la recuperación económica de importadores europeos clave, además de los altos precios de pescados populares como el salmón, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, su sigla en inglés).

Se espera que el valor del comercio acuícola-pesquero mundial aumente a más de US$150.000 millones este año, un alza de cerca de 7% en comparación con 2016, colocando a 2017 en curso de eclipsar el récord previo de US$149.000 millones en 2014, a medida que aumenta la demanda por salmón y camarones, dijo la FAO.

“El comercio de acuicultura y pesca internacional ha visto una demanda sostenida de una serie de mercados importadores tradicionales como Estados Unidos, Japón, Francia y España”, afirmó Sigbjorn Tveteraas, profesor de economía industrial de la Universidad de Stavanger en Noruega.

Commodity

El pescado ha sido el commodity alimentario más transado, apoyado por el crecimiento de la acuicultura, que ha sido el sector de producción de alimentos de más rápido crecimiento en los últimos 20 años. El alza de los ingresos en los países en desarrollo ha impulsado un mayor consumo de carne y pescado.

En comparación con la mayoría del resto de los negocios agrícolas, como los granos, los productores acuícolas-pesqueros han ofrecido retornos más altos.

Los salmonicultores, por ejemplo, han generado retornos totales a los accionistas –la combinación de alzas en los precios de las acciones y rendimiento de los dividendos para la acción de una empresa- de 45% a 60% desde 2012, según cálculos de Boston Consulting Group (BCG).

Marine Harvest, el mayor productor de salmón, generó en promedio retornos totales anuales a los accionistas de 47% durante los cinco años a 2016. Esto se compara con el retorno de 17% del sector proteico y el 7% de todo el rubro agrícola, afirmó BCG.

Esos retornos han llevado a las empresas agrícolas a incursionar en la producción acuícola-pesquera.

Cargill, el trader agrícola estadounidense líder que maneja todo desde trigo hasta carne de ave, compró al proveedor de alimento para acuicultura noruego EWOS por EU$1.350 millones hace dos años, mientras que el conglomerado japonés Mitsubishi pagó US$1.400 millones por Cermaq, un productor de salmón de origen noruego.

Mayor crecimiento

Se espera que la producción acuícola-pesquera siga creciendo gracias al cultivo de peces, según la FAO. Se prevé que el mercado de la acuicultura global siga creciendo en 4% a 5% anual en la próxima década, con la producción global de pescado de cultivo expandiéndose en un tercio a 2026.

“Se anticipa que la producción global de acuicultura superará la marca de las 100 millones de toneladas por primera vez en 2025 y que llegue a 102 millones de toneladas en 2026”, pronosticó la entidad de Naciones Unidas.

Sin embargo, el crecimiento en la acuicultura traería nuevos desafíos a una industria que ya está afectada por problemas como enfermedades y pestes. En el sector del salmón, los precios llegaron a niveles récord en 2016 por brotes de piojos de mar en Noruega y bloom de algas nocivas en Chile, lo que diezmó la oferta global de salmón en 2016.

Los precios se han mantenido relativamente altos y los expertos advierten que una mayor inversión en nuevos centros de cultivo y tecnología aumentarían los costos para la industria acuícola.

“Para permitir una sustentabilidad de largo plazo, las empresas también deben enfrentar crecientes preocupaciones de los consumidores sobre el impacto medioambiental del cultivo de peces”, sostuvieron analistas de BCG.

Presione aquí para ver el artículo (en inglés) desde su fuente original en Financial Times.

Temas Asociados