Una extensa mancha roja en un sector de la bahía de Concepción, región del Biobío, activó acciones en los organismos fiscalizadores.

Floración algal no tóxica en inmediaciones de la isla Quiriquina (Foto: Sernapesca Biobío)

Fue la Armada la que notificó en primera instancia la presencia de un cambio en la coloración en el mar. Esto, tras detectar la mancha con un diámetro cercano a los 10 metros que apareció en el sector sur de la isla Quiriquina (cerca de 10 kilómetros al norte de Talcahuano), dando aviso al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca).

La directora regional del Sernapesca Biobío, Lilian Troncoso, detalló que tras analizar las imágenes de inmediato se ejecutaron las acciones para tomar muestras. «Se desplegó un operativo con el EULA (Centro de Ciencias Ambientales) de la Universidad de Concepción (UdeC) para toma de muestras de fitoplancton y de la calidad de agua (temperatura, oxígeno, pH, conductividad, transparencia)», precisó la representante del ente de fiscalización acuícola-pesquera. Bloom de algas, monitoreo (Foto Sernapesca Biobío)

El informe de los análisis arrojó la presencia de la especie ciliada (microalga no tóxica) denominada Myrionecta rubra. «No está claro qué condiciones generalmente desencadenan la formación de este bloom. Las hipótesis incluyen el efecto combinado de alta intensidad de luz, baja turbulencia y quizás concentraciones elevadas de compuestos orgánicos disueltos producidos por las floraciones de diatomeas anteriores o liberados durante los eventos de lluvia», explicó Lilian Troncoso.

Las descoloraciones en el mar son eventos naturales, no siempre nocivas, así que el llamado a la ciudadanía es «a informarse y no generar falsas alarmas», enfatizó la timonel del Sernapesca Biobío, quien subrayó que mantendrán las coordinaciones con todos los organismos pertinentes «para monitorear el área y ver el desarrollo de este fenómeno».