Con el compromiso de proteger el medio ambiente acuático, la autoridad marítima de Castro se encuentra supervisando el desarrollo de los denominados “Planes de Control a la Contaminación” y de remoción de materia orgánica del wellboat salmonicultor “Seikongen” perteneciente a CPT Empresas Marítimas S.A., que sufrió una emergencia y posterior hundimiento frente a las costas de bahía Pilpilehue, en la comuna de Chonchi, provincia de Chiloé, región de Los Lagos.

En la Armada aseguran que se mantiene una fuerte presencia y despliegue de sus unidades navales, personal especialista en medio ambiente, como biólogos marinos del Centro Local de Respuesta a la Contaminación de Castro y prevencionistas de riesgos, estableciendo las coordinaciones y emitiendo las instrucciones para llevar a cabo las labores de respuesta ante la posible presencia de contaminación acuática. Esto, junto con disponer los procedimientos de limpieza y disposición final de los desechos sólidos y líquidos, como las 200 toneladas de salmones en descomposición.

En esa línea, el gobernador marítimo de Castro, capitán de fragata Héctor Aravena, afirmó que se ha “mantenido un permanente monitoreo de ácido sulfhídrico y monóxido de carbono en el área de trabajo. A su vez, un permanente monitoreo del medio marino y una exhaustiva supervisión en el desarrollo de las operaciones de salvataje”. Y luego confirmó: “Los trabajos de extracción de los desechos de pescado podrían durar entre doce a catorce días, dependiendo de las condiciones climáticas y de factores técnicos”.

Actualmente, se encuentran aprobados el “Plan de Contingencia de Control a la Contaminación por Hidrocarburos y Otras Sustancias” y el “Plan de Remoción de Desechos de Pescado y Residuos Líquidos”. Mientras que el “Plan de Extracción de Hidrocarburos” y el “Plan de Reflotamiento y Remoción de la Nave Siniestrada” se encuentran en proceso de revisión por parte de la autoridad naval.

“La Armada de Chile continuará con la supervisión y control del desarrollo de las operaciones de extracción para garantizar el cumplimiento de los planes en forma segura sin afectar al medio ambiente acuático y a la comunidad”, concluyeron desde la institución.